El INE eleva al 0,3% el aumento del PIB en el primer trimestre

El tirón de Alemania y Francia impulsa el crecimiento en España

El INE elevó el viernes al 0,3% el crecimiento del PIB en el primer trimestre, lo que supone una décima más de lo estimado por el Banco de España. La recuperación de Alemania o Francia, los dos mayores socios comerciales, ha tenido un peso relevante en ese avance.

El PIB de Alemania ha crecido un 1,5% entre enero y marzo en tasa intertrimestral, mientras que el de Francia lo ha hecho un 1%. Esas dos cifras empobrecen en términos relativos el magro crecimiento de España en ese periodo, que se limitó al 0,3%. Sin embargo, el tirón de esos dos países ha impulsado el avance del PIB en la medida que son los dos mayores socios comerciales.

El dato adelantado del INE, hecho público el viernes, señala que el PIB creció un 0,3% en tasa intertrimestral entre enero y marzo, lo que supone una décima más de lo previsto por el Banco de España. En tasa interanual, el avance fue del 0,8%. Esa revisión al alza se ha producido, según detalla el INE, "como consecuencia de una mayor contribución del sector exterior".

El vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró que el incremento que ha registrado el PIB en el primer trimestre del año "es perfectamente compatible" con las previsiones del Ejecutivo para 2011, que apuntan a un aumento del PIB del 1,3%.

De este modo, la economía española muestra un perfil muy similar al del último trimestre de 2010, con una demanda nacional paralizada por la debilidad del consumo y de la inversión empresarial. A este escenario hay que añadirle un factor nuevo, como el del repunte de precios, provocado por el encarecimiento del crudo, que se ha transmitido de forma directa a los combustibles (el precio litro de gasolina y de gasóleo han tocado máximos de tres años) y el impacto del alza de los impuestos aprobados el año pasado, como el incremento del IVA, de los hidrocarburos y del tabaco.

La combinación de ambos factores, unido a la restricción en el crédito y al repunte del paro (la Comisión Europea prevé que la tasa de paro no bajará del 20% en 2011 y 2012), ha condicionado las decisiones de gasto de empresas y hogares. Así, el incremento del PIB entre enero y marzo se habría basado en exclusiva en el dinamismo del sector exterior.

Pérdida de competitividad

Desde el Instituto de Empresa Familiar recalcan que el crecimiento del PIB sigue por debajo del de los precios, "lo que refleja la fragilidad de la economía, la pérdida de competitividad y la falta de sostenibilidad. Todo ello provoca que se encarezcan los costes y que no se vendan más", remarcan.

En su opinión, la excesiva dependencia del crecimiento del sector exterior "limita las posibilidades de creación de empleo, como demuestra el hecho de que la ocupación haya retrocedido en 256.000 personas entre enero y marzo".

En el lado positivo se sitúan la recuperación del turismo, en parte por la crisis en los destinos turísticos del norte de África, y la inversión en bienes de equipos, que sigue en tasas positivas, según el avance realizado por el Banco de España, lo que supondría encadenar cuatro trimestres en números negros.

Este comportamiento se justificaría por la recuperación de los mercados a los que España vende como Alemania o Francia. Especialmente sorprendente es el avance intertrimestral del PIB de Alemania (un 1,5%), que se ha producido por las malas condiciones climatológicas del anterior trimestre. Estas mermaron el crecimiento entre septiembre y diciembre.

Bruselas prevé que se incumpla el objetivo de déficit

La Comisión Europea hizo públicas el viernes las nuevas previsiones económicas "de primavera", en las que certifica que la salida de la crisis de la zona euro se va a producir a dos velocidades. La economía europea continuará su recuperación a lo largo de 2011, pero a ritmos distintos en el centro y la periferia y sin la fuerza suficiente como para fomentar la necesaria mejora del empleo, según predijeron las autoridades comunitarias.

Por un lado se sitúan Francia y Alemania, con un crecimiento muy por encima del resto de países. La economía alemana avanzará un 2,6% y un 1,9% en tasa interanual este año y el que viene, mientras que la francesa llegará al 1,8% y al 2%.

En el otro lado se sitúan países como Grecia, Portugal o Irlanda. La más perjudicada, según las primeras estimaciones de la Comisión Europea, es Portugal, cuyo PIB seguirá en tasas negativas este año y el que viene, como consecuencia del fuerte plan de ajuste impuesto en el rescate pactado con la UE y el FMI.

Entre los dos grupos se sitúa España. La Comisión Europea estima que el PIB crecerá este año un 0,8% (cinco décimas menos que la previsión del Ejecutivo) y un 1,5% en 2012 (un punto menos). El débil crecimiento de este año impedirá, según precisó el comisario de Economía, Olli Rehn, cumplir por tres décimas el objetivo de reducción del déficit, fijado en el 6% del PIB y comprometido ante Bruselas. Por este motivo, Rehn reclamó a España "mayores progresos en la reestructuración del sector bancario y en la consolidación fiscal" para poder cumplir con el objetivo de déficit, mejorar la imagen entre los inversores extranjeros y así rebajar la prima de riesgo, por encima de 220 puntos.

La cifra

1,5% es el crecimiento en tasa intertrimestral del PIB de Alemania entre enero y marzo. Este avance es cinco veces más elevado que el registrado por España en ese periodo.