Análisis

A Grecia le está siendo imposible hacer cambiar de opinión al mercado

Los intentos de recuperación durante la semana de Europa, se han visto complicados una y otra vez por la muy alargada sombra de Grecia. Hoy hemos empezado bien, gracias al buen cierre de EE UU, una mayor calma de las materias primas, y algunos buenos resultados pero a primera hora de la tarde ya había volado todo. Mercado muy confuso y lateral, una ceremonia de la confusión al cierre semanal y que parece que tiene la vista puesta en junio.

Wall Street nos ha jugado una mala pasada en el día de hoy. Hemos tenido buenos datos macro con un IPC controlado y con una mejora del sentimiento del consumidor que ha mostrado la Universidad de Michigan. También teníamos rebote en las materias primas y así lo vemos en los distintos índices incluyendo el de Filadelfia de servicios petrolíferos que subía más del 1%. Pero sin embargo los tramos bajistas del movimiento intradía generan mucho miedo en Europa. La fortaleza del Dólar ha acabado con las ganancias del precio del crudo y al pasar a negativo todo ha empeorado.

Como hemos comentado a lo largo del día, hay unos cuantos factores que están en la mente de todos y que cada vez que se den cifras rojas en los índices parece que saldrán a la palestra.

Uno de los más fuertes es la reestructuración de Grecia y lleva efectos colaterales como cuando vemos que las cifras del PIB de la periferia son muy distintas a las del centro de Europa, lo que hace que salpique a todos por igual. Si estas diferencias se comparan a los datos macro que tenemos en Estados Unidos, se potencia en cierta manera que hay más seguridad en Norteamérica que en Europa. Si a esto le unimos los malos datos de Telefónica, la presión bajista sobre el Ibex 35 ha sido casi perfecta.

El problema viene ahora con el segundo factor, que es la finalización del programa de compra de bonos por parte de la Reserva Federal. Esto tiene atemorizado a todo el mundo ya que es la principal arma de sostenimiento de rentabilidades en la deuda de Estados Unidos y de debilidad en su moneda. Si desaparece este factor se espera una subida fuerte de rentabilidades y de revalorización del dólar, lo que puede afectar fuertemente a los índices generales a través de las materias primas.

También debemos tener en mente lo que opinan muchos, y es que se inicia un período en donde se va a sacar dinero de las materias primas para entrar en el mundo accionarial pero todo el mundo desconoce dónde va a estar el punto de equilibrio en donde ambas fuerzas se van a compensar, por lo que es normal pensar que podemos entrar en unos tiempos de alta turbulencia.

Como todos sabemos cómo es el intradía, se bascula entre una razón y otra para justificar los distintos movimientos.

Con respecto a los datos macro la inflación controlada juega a favor de Reserva Federal en donde no es necesario preocuparse demasiado por la subida de los tipos y la mejora de la confianza del consumidor viene parejo a las buenas cifras de creación de empleo del mes pasado y el soporte que nos da un aumento en las ventas minoristas. El problema es que esto también se puede justificar para apoyar el fin del QE2 al decir que gana sostenibilidad de la economía.

Como vemos, la preparación del mercado al fin del QE2 nos está condicionando todo para bien y para mal.