Informe de Bruselas

Eurostat confirma que Grecia redujo su déficit con derivados de Goldman Sachs

Grecia
Grecia

La oficina de estadísticas de la Unión Europea, Eurostat, confirmó en un informe publicado ayer que el Tesoro griego utilizó unos contratos de permuta de divisas diseñados por Goldman Sachs para rebajar su déficit. En el año 2001, Grecia firmó con el banco estadounidense 13 contratos de intercambio (swaps) de divisas con el euro. De estos acuerdos, nueve eran permutas yen/euro; tres correspondían a dólar/euro y uno era de intercambio entre francos suizos y euros. Estos contratos se hicieron a un precio diferente al de cotización en el mercado. "El hecho de que los contratos no estuvieran basados en los precios spot de mercado existentes en el momento de la transacción hizo que el Gobierno griego redujera de facto su deuda en 2.400 millones de euros por el proceso de conversión de divisas".

En el año 2005 los contratos fueron reestructurados de forma "significativa" y los vencimientos pasaron de estar concentrados en el periodo 2008 a 2016 a extenderse entre 2009 y 2037. "El importe nocional fue reducido y los tipos de interés aplicados también se modificaron", constata Eurostat. La oficina europea subraya que las maniobras "no son las que se observan en las prácticas normales de mercado".

Ocultación a la UE

Estos acuerdos off the market, es decir, de forma bilateral sin divulgación pública, fueron ocultados de forma deliberada por Grecia. En 2008, Eurostat preguntó a todos los Estados miembros si habían firmado algún tipo de operaciones de derivados con futuros y esta fue la contestación de Atenas: "El Estado no está comprometido en ningún contratos de opciones, futuros, swaps de divisas o swaps off the market".

Eurostat visitó Grecia en marzo, junio, septiembre y noviembre de 2010 y halló numerosas irregularidades en la contabilidad pública. Entre otras cosas, había préstamos que no se contabilizaban en el año de constitución; los subsidios a numerosas empresas públicas o semipúblicas no eran examinados con detalle; la información de las corporaciones locales era, en su mayoría, aproximativa... Todo un caos que tuvo nefastas consecuencias.

Polémica con el futuro jefe del BCE

La sombra de Goldman Sachs en los manejos contables de Grecia salpica al futuro presidente del BCE, el italiano Mario Draghi, vicepresidente de Goldman Sachs entre 2002 y 2005. La entidad americana ha salido en defensa de su exempleado, asegurando que los cometidos de Draghi se circunscribían al sector de empresas, por lo que no tiene ninguna relación con los asuntos de finanzas públicas.

Draghi logró esta semana el respaldo de la canciller alemana Angela Merkel, que destacó que las ideas del banquero sobre solvencia y estabilidad económica coinciden con las de Alemania.