El supervisor considera insuficientes los planes de recortes iniciales

Ordóñez exige más ajustes en red y plantilla a las cajas que pidan FROB

El Banco de España está transmitiendo a aquellas cajas que deberán recurrir al FROB que tienen que realizar ajustes adicionales en plantilla, oficinas y masa salarial. El supervisor pretende que aceleren el logro de un ratio de eficiencia del 40%.

Miguel Ángel Fernández Ordónez
Miguel Ángel Fernández Ordónez

Las entidades de ahorro que tienen previsto acudir al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para cumplir con los nuevos requerimientos de solvencia (Novacaixagalicia, Catalunya Caixa, Unnim o Caja Mediterráneo) están trabajando en nuevos planes de ajuste que sobrepasan a los inicialmente presentados ante el Banco de España.

El organismo dirigido por Miguel Ángel Fernández Ordóñez está trasladando a los directivos de las cajas la necesidad de realizar un sacrificio extra en sus gastos de explotación, que se sustanciará en recortes adicionales de plantilla, oficinas, así como de masa salarial.

El sector de cajas ha reducido en más de un 10% el número de empleados y sucursales desde que empezó la crisis financiera, hace más de tres años. El principal esfuerzo lo han llevado a cabo las 26 entidades de ahorro que recibieron fondos del FROB, en forma de créditos al 7,75% a devolver en cinco años. En los planes que debieron presentar ante el Banco de España para poder acceder a estas ayudas, se contemplaban ajustes de entre el 15% y el 18% tanto en oficinas como en plantilla.

Sin embargo, el supervisor considera que estos sacrificios se quedan cortos. De acuerdo con distintas fuentes, el Banco de España quiere que las entidades que optan a nuevos fondos del FROB, esta vez en forma de capital, aceleren el logro de un ratio de eficiencia del 40%. Este indicador compara los ingresos y gastos de una entidad. Dado que el numerador tiene tendencia a la baja, la única solución para alcanzar el objetivo es acometer recortes extra en los gastos generales.

Hace dos días se constituyó una mesa de negociación entre directivos de Novacaixagalicia y representantes sindicales para afrontar nuevas reducciones de los costes. En los planes presentados ante el Banco de España, la gran caja gallega se comprometía a reducir un 20% sus gastos de explotación, lo que supone un ahorro de 43 millones de euros al año. La propia caja apuntaba en un comunicado que el ajuste se haría "fundamentalmente en gastos de personal y otros gastos generales de administración".

De acuerdo con fuentes sindicales, el Banco de España ya pidió un nuevo recorte de 300 empleos en Novacaixagalicia, que se sumaría a los 1.200 empleados que dejarán la entidad en cumplimiento del primer plan de ajuste pactado con el regulador.

Fuentes del supervisor financiero recuerdan que el nuevo real decreto de solvencia contempla en su artículo 4.12 que el FROB podrá exigir a aquellas entidades a las que inyecte capital que asuman "el compromiso de reducir los costes de estructura". Además, en su último Informe de Estabilidad Financiera, el supervisor ya apuntaba que un factor "clave para aliviar las tensiones sobre las cuentas de resultados son los gastos de explotación".

En esta línea de estricto ajuste de costes, la patronal de las cajas de ahorros ha realizado una dura propuesta en la renegociación del convenio colectivo. En la primera reunión con los sindicatos ha adelantado que su objetivo es que los salarios del sector se reduzcan un 4,5% nominal al año hasta 2014, según adelantó ayer CincoDías.

Mejorar el atrcativo

l De acuerdo con varios gestores, la puesta en marcha de planes adicionales de ajuste de costes se explica también por la necesidad de las cajas de hacerse más atractivas ante potenciales compradores internacionales. Mejorar la cuenta de resultados es premisa clave para lograr buenos precios.

Objetivos lejos de la media del sector

Pese a los fuertes sacrificios que deberán afrontar las cajas de ahorros que reciban fondos en la segunda ronda de ayudas del FROB, sus planes de negocio aún les sitúan muy lejos de otros competidores del mercado, en términos de rentabilidad y eficiencia. En los presentados en marzo ante el Banco de España, Novacaixagalicia y CAM se fijaron como meta ubicar su ratio de eficiencia en el 50% en 2015. Teniendo en cuenta que a menor ratio, mejor eficiencia, La Caixa presentó en marzo una tasa del 44%. Bankia, la alianza de Caja Madrid, Bancaja y otras cinco entidades, anotó en el primer trimestre una ratio un 43%. En ambos casos, son cifras mucho mejores que las que pretenden conseguir Novacaixagalicia o CAM en cuatro años. Por su parte, las entidades que han dado lugar a Caja 3 (CAI, Badajoz y Círculo) esperan situar esta ratio por debajo del 45% cuando culmine su integración.

Históricamente, las cajas de ahorros han obtenido siempre peores ratios de eficiencia que los bancos, en buena medida por la dispersión de oficinas en pequeñas localidades. Prácticamente todos los bancos españoles presentan ratios entre el 40% y el 50%. Popular es una referencia en esta materia, con una de las mejores ratio de Europa: el 35,16%.

Mejorar la rentabilidad sobre recursos propios (ROE) es otro de los objetivos de las cajas que recurrirán al FROB. La obligación de realizar fuertes dotaciones por el deterioro de la cartera crediticia ha mermado el rendimiento del negocio bancario. Novacaixagalicia desea triplicar su ROE a 2015, de forma que rebase en 10%, mientras que CAM espera ubicarlo en el 15%. En cambio, la red Santander tenía un ROE del 17,38% al cierre de 2010, Banesto y La Caixa rozaban el 9,50%