Uno de cada tres vuelos salió con retraso

La puntualidad de Iberia cae 18 puntos y lleva bajo mínimos el índice de Barajas

Desde febrero la puntualidad de Iberia se hunde. En abril el número de vuelos en hora fue del 59%, un índice igual al del momento más grave de la crisis de los controladores. La regularidad de Barajas está bajo mínimos, con demoras en más del 40% de las operaciones en 50 días desde que empezó 2011.

La puntualidad de Iberia cae 18 puntos y lleva bajo mínimos el índice de Barajas
La puntualidad de Iberia cae 18 puntos y lleva bajo mínimos el índice de Barajas

La puntualidad del principal aeropuerto español, el de Madrid-Barajas vuelve a estar en la UVI, con índices muy simulares a los que sufrió el año pasado durante la larga virulenta crisis de los trabajadores del control aéreo. La irregularidad en la operación que se ha detectado en Iberia a partir del pasado 18 de febrero con un retroceso de 18 puntos (desde el 77% de vuelos que salieron en hora en enero, hasta el 59% de abril) ha colocado la fiabilidad del aeropuerto de Madrid bajo mínimos.

La explicación sobre las razones que han vuelto a provocar esta situación insostenible en un aeródromo en cuya renovación se han invertido 6.500 millones, son opuestas según quien las emita. Fuentes extraoficiales de Iberia señalan que se mantiene un conflicto soterrado en el control aéreo. Fuentes extraoficiales de AENA apuntan al enfrentamiento entre Iberia y sus pilotos y alertan de que las demoras afectan básicamente a la Terminal 4, (donde opera la filial de IAG), y en menor medida a las Terminales 1, 2 y 3, con diferencias que se sitúan hasta en 20 puntos porcentuales diarios.

Por su parte, los controladores mantienen que el espacio aéreo para el acceso a Madrid-Barajas está mal diseñado por AENA, mientras que los pilotos del Sepla señalan que Iberia elabora programaciones que exceden la capacidad de su flota y de sus plantillas actuales.

Entre el cruce de reproches y la falta de soluciones quedan atrapados miles de pasajeros que comienzan a percibir Barajas como un lugar poco fiable para iniciar o dar fin a sus viajes. Porque, mientras no está nada claro quien es el culpable de la falta de regularidad en el aeropuerto de Madrid, lo que no son opinables son las cifras del desastre.

En los 48 días entre el uno de enero y el 18 de febrero de 2011 hubo seis días en los que los porcentajes de la puntualidad de los vuelos de Iberia fueron iguales a los de la puntualidad que arrojó el conjunto del aeropuerto de Barajas en esas mismas jornadas; otros seis días, la puntualidad de Iberia fue peor que la de Barajas, pero en el resto la aerolínea siempre logró mayor fiabilidad que el conjunto de las operaciones del aeródromo.

El 18 de febrero coincide con un punto de inflexión en las relaciones entre el sindicato de pilotos Sepla y la dirección de Iberia con motivo de la discusión del convenio de los tripulantes. A partir de esa fecha y durante los 76 días que pasan hasta el 4 de mayo (fecha en la que se concluyen los datos que soportan esta información), solo nueve días Iberia tiene un índice de puntualidad mejor que el global de Barajas. En una jornada ambos índices son iguales y en las 66 restantes la compañía sufre retrasos que llegan a ser de 12 puntos porcentuales por encima de la media de Madrid-Barajas.

Banco para colocar AENA Aeropuertos

AENA pone hoy en marcha el concurso para la contratación de servicios de banca de inversión en el proceso de apertura al capital privado de AENA Aeropuertos, incluida la venta de hasta un 49% de la sociedad, la creación de sociedades filiales y los contratos de concesión, según anunció ayer el ministro de Fomento, José Blanco.

Este contrato se une al de la asesoría jurídica para el desarrollo del nuevo modelo, que se adjudicó el bufete de abogados Cuatrecasas por un importe de 699.000 euros y al de consultoría estratégica, adjudicado a la consultora AT Kearney por 1,9 millones. El plazo de ejecución del contrato, que incluye varios trabajos agrupados en cuatro bloques, es inicialmente de 24 meses, aunque la duración de la licitación vendrá determinada por la culminación de todos los trabajos. El presupuesto para la creación de las filiales aeroportuarias, el diseño de las concesiones y la gestión y coordinación de la Oficina del Programa de Transformación del nuevo modelo es de un máximo 2 millones.