Los tipos no se tocan

Tributos avisa que armonizar Sociedades reducirá los ingresos

Bruselas impulsa reglas comunes para fijar la base imponible.

El proyecto de directiva para armonizar la base imponible del impuesto sobres sociedades dentro de la Unión Europea que actualmente se debate en Bruselas supondrá, si finalmente se aprueba, una caída de ingresos públicos para España. Así lo aseguró ayer Begoña García, subdirectora general adjunta del Impuesto de Sociedades.

Durante unos encuentros tributarios promovidos por la Organización de Inspectores de Hacienda en la Universidad Pontificia de Comillas, Begoña García mostró su desconfianza hacia estudios de la Comisión Europea que señalan que establecer una base común en el impuesto sobres sociedades beneficiaria a España.

El actual proyecto de directiva establece que las empresas con presencia en distintos Estados miembro calcularán la base imponible con la normativa vigente en el país donde se encuentre la matriz. Y será el Estado que recaude el tributo quien reparta ese dinero entre los otros países en función de variables como el número de empleados, los activos y las ventas. En principio, en la medida que España es un mercado relativamente grande, el cambio debería comportan un incremento de la base imponible agregada y, por tanto elevar los ingresos. Sin embargo, Begoña García recordó que el proyecto actual establece que aplicar la base imponible armonizada será opcional para las empresa. Así, como resulta lógica, las compañías optarán por el mecanismo que les resulte más costoso en términos fiscales.

Los tipos no se tocan

En cualquier caso, la idea de establecer una tributo armonizado viene de lejos y requiere unanimidad por parte de los Estados miembro. Ello significa que su tramitación puede demorarse. De hecho, esta medida ya se planteó 10 años atrás. Con todo, Bruselas ya ha descartado que la armonización suponga un fijar una horquilla de gravámenes o un tipo impositivo común para todos los países de la Unión Europea. Así, Irlanda seguirá aplicando un gravamen del 12,5% y España mantendrá su tipo nominal en el 30%, uno de los más altos de la UE.

A los inspectores no les salen las cuentas

El impuesto sobre sociedades está en crisis. Esa es la opinión que defendió ayer el portavoz de la organización de inspectores de Hacienda, Francisco de la Torre, que señaló que la caída de ingresos registrada en los tres últimos años supera con creces la caída de los beneficios empresariales. De hecho, la recaudación del impuestos sobre sociedades representaba el 22,3% del total en 2007, una cifra que en 2010 cayó hasta el 10,15%.

Más allá de la posible evasión fiscal, De la Torre tildó de excesivos ciertos incentivos del tributo. En particular, criticó la polémica deducción de los gastos financieros en inversiones que producen ingresos exentos. Este tipo de operaciones, denominadas de subcapitalización, ya se han limitado en países como Alemania, Francia o Italia.