La madre recuperó el control de la compañía hace seis meses

Los hijos de la presidenta de Gullón vuelven a plantear un "posible conflicto de interés" en la empresa

Félix y Rubén Gullón, hijos de la presidenta de Gullón, María Teresa Rodríguez Sainz-Rozas, han presentado un complemento al orden del día de la junta general de accionistas convocada en junio en el que plantean un "posible conflicto de interés" en las actuaciones realizadas hasta ahora por la madre y el director general, Juan Miguel Martínez Gabaldón, según consta en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME).

María Teresa Rodríguez
María Teresa Rodríguez

En concreto, la administradora única de Galletas Gullón ha convocado para el próximo mes una junta general de accionistas en la que propone volver a crear un consejo de administración, seis meses después de recuperar el control de la compañía, anteriormente en manos de sus hijos varones y hermanos.

Los hijos de la presidenta de Gullón incluyen otro punto para abordar la situación de las reclamaciones laborales y salariales formuladas en su día por Martínez Gabaldón contra la empresa derivadas de la relación contractual mantenida hasta su despido en noviembre de 2009.

A mediados de octubre de 2010, la administradora única de la compañía restituyó en su cargo a Martínez Gabaldón, quien ganó a la empresa un juicio por despido improcedente y fue indemnizado con nueve millones de euros, la mayor indemnización impuesta en España por este motivo.

Igualmente, los herederos de Gullón incorporan otro punto sobre la situación, actuaciones y resoluciones correspondientes a las reclamaciones económico-administrativas de la empresa ante el Tribunal Económico Administrativo Central por recargos de apremio y liquidación de intereses por autoliquidaciones y retenciones practicadas en 2009 por la actual administradora única respecto a las remuneraciones correspondientes a Martínez Gabaldón.

Además, en este punto, solicitarán información sobre las personas y medios que intervinieron en el pago de dichos conceptos, así como la procedencia de responsabilidad de la sociedad por ellos y del resarcimiento a quienes los pagaron y demás consecuencias.

Otro punto a tratar, a petición de los hijos, es la situación jurídica, requisitos, responsables, consecuencias y medidas a tomar en relación con las subvenciones de fondos públicos recibidas por la galletera para inversiones, ampliaciones y creación de empleo.

Tras permanecer un año apartada de la gestión, Rodríguez Sainz-Rozas se erigió en administradora única de la galletera el pasado octubre, cuando quedaron inscritos en el Registro Mercantil los acuerdos de una junta extraordinaria que tuvo que celebrarse en el interior de un coche.

En esta asamblea, convocada judicialmente, la primera accionista aprobó junto con su hija Lourdes Gullón y el directivo Juan Miguel Gabaldón el cese de todos los consejeros.

En la junta de accionistas del próximo junio, se volverá a modificar la estructura para pasar de la administración única al consejo de administración, al tiempo que se determinará el número y la designación de miembros de este órgano de gobierno.

Censura la gestión de los hijos

En la junta de accionistas también se abordará la censura de la gestión social realizada por el órgano de administración durante el pasado ejercicio -cuando estaba controlado por los hijos y hermanos de María Teresa Rodríguez-, "incluyendo informe previo de la administradora única sobre sus actuaciones en defensa y sin conflicto con el interés social".

A este respecto, fuentes próximas a los hijos remarcaron que 2010 fue un "año récord" para la compañía, con unos beneficios de 25 millones de euros y un incremento de las ventas del 10%. "Si quieren censurar ese año, al menos que den ese reconocimiento", apuntaron.