La filial dispara un 270% sus beneficios

Vivo da aire a Telefónica ante la caída de sus resultados en España

Vivo no ha fallado. La filial brasileña de Telefónica está llamada a compensar en parte la mala evolución nacional en los resultados que presentará mañana la operadora y ha demostrado su capacidad con un alza del 270% en el beneficio del primer trimestre. No puede decirse lo mismo de Telesp o Cesky.

Sede de Vivo en São Paulo
Sede de Vivo en São Paulo

La diversificación geográfica de Telefónica volverá a ser la clave de los resultados que la operadora presentará mañana al mercado. En el primer trimestre, todo apunta a que el negocio nacional seguirá dando malas noticias, pero al otro lado del Atlántico hay filiales que están viviendo la evolución contraria.

La principal es Vivo, la operadora de telefonía móvil de Brasil, que ayudará a Telefónica por una doble vía. Por una parte, porque aportará a la operadora española mucho más de lo que hacía hace un año, porque Telefónica ha duplicado su participación en el capital y asumido el control de Vivo tras la batalla desatada contra Portugal Telecom durante el verano. Y también porque la firma brasileña está haciendo honor a las expectativas que se esperaban de ella y está en plena racha de crecimiento y mejora de la rentabilidad.

Así lo ponen de manifiesto los resultados que acaba de publicar Vivo, que muestran un alza en moneda local del 13% en los ingresos y del 270% en los beneficios netos. Así, la facturación se ha situado en unos 2.100 millones durante los tres primeros meses del año, con una ganancia de 310 millones.

TELEFÓNICA 7,18 -0,57%

La clave de estos resultados ha sido el crecimiento en clientes. Vivo cerró marzo con más de 62 millones de usuarios de móvil, un 3% más que a finales del año pasado. Eso sí, los 1,768 millones de altas netas conseguidas en el periodo son menos de las que consiguió tanto en el cuarto trimestre de 2010 como en el primero del ejercicio pasado.

Además, este crecimiento no se ha hecho a base de un aumento de los gastos y un elevado esfuerzo comercial, sino que los costes se han contenido y suben menos que los ingresos. También ha habido una reducción de las amortizaciones y las depreciaciones, lo que ha permitido disparar un 270% el beneficio.

Otras malas noticias

Pero no solo el negocio nacional se ha resentido en el primer trimestre. La otra filial brasileña de Telefónica, Telesp, la que se ocupa del negocio de telefonía fija y banda ancha, no va a ayudar mucho a compensar la caída en España; más bien va a ser un lastre. Y eso, pese a que sus ingresos crecen, aunque solo sea un 1,9% en el trimestre, y a que logra aumentar sus clientes de banda ancha, aunque el incremento se limita al 1,8% en tres meses. Pero estos crecimientos se han logrado a base de mucho coste, de un fuerte aumento del gasto, así que el beneficio baja un 13,7%.

A mucho tamaño de distancia, tampoco Cesky Telecom, la filial checa de Telefónica, contribuirá demasiado. En línea con su evolución en los últimos tiempos, Cesky ha registrado una caída del 6,8% en los ingresos del primer trimestre y una bajada mayor, del 13,5%, en el beneficio.