El 43% de los programas instalados es ilegal, frente al 35% de media de la UE

La crisis dispara la piratería informática, que recupera los niveles de 2007

El consumo de software ilegal ha aumentado en España y vuelve a representar el 43% del total de los programas instalados. Una cifra que supone volver a los índices de piratería de 2007. A ello ha contribuido la crisis económica y que cada vez más desempleados denuncian a sus exempresas por esta práctica ilegal. El valor comercial de ese software asciende a 834 millones de euros.

Los PC alientan a la tecnología española tras la debacle de 2009
Los PC alientan a la tecnología española tras la debacle de 2009

Marcha atrás en el sector del software. El valor comercial de los productos sin licencia instalados en los PC españoles alcanzó en 2010 una cifra récord de 834 millones, con un porcentaje de software ilegal que se eleva al 43% del total de programas instalados. Este dato representa el aumento de un punto respecto al 42% registrado en los años 2008 y 2009, y el retroceso al nivel de 2007.

Luis Frutos, presidente del comité español de la Business Software Alliance (BSA), organización responsable del VIII Estudio sobre Piratería de Software en todo el mundo, explica a CincoDías que estos resultados suponen que "volvemos a tomar el camino menos eficiente", al subir tanto la tasa de piratería como el valor comercial del software ilegal. "Resignarnos a una tasa de ilegalidad superior a la media de la UE, que es del 35%, es renunciar a mejorar nuestra productividad, competitividad y posibilidad de superar la crisis económica con mayor rapidez", critica.

Frutos advierte que esta subida de la piratería responde a la crisis económica que está atravesando el país, "porque las empresas consideran erróneamente un ahorro lo que en realidad deberían ver como una inversión en seguridad, eficacia... Además, no cuentan con los riesgos legales, económicos y de imagen".

El 70% de las denuncias en la BSA durante 2010 fueron presentadas por desempleados contra sus exempresas

El responsable de la BSA en España también advierte que han detectado un mayor número de denuncias de desempleados a sus exempresas por usar software sin licencia. El 70% del total de las denuncias recibidas por BSA en 2010 provinieron de extrabajadores, alrededor de un 10% más que en 2009.

Frutos destaca igualmente que España está lejos de otros países de su entorno. No solo supera a la media de la UE sino también a la de Europa Occidental, donde la piratería de software ha caído un punto porcentual, hasta situarse en el 33%.

A nivel mundial, el valor del software pirateado se eleva a 59.000 millones de dólares, casi el doble que en 2003, cuando la BSA empezó a hacer este estudio, impulsado por las economías emergentes. Y es que las tasas de piratería en los países en desarrollo son 2,5 veces superiores a las del mundo desarrollado.

El poco respeto a la propiedad intelectual, otra de las causas

En estos niveles de piratería también ha influido, según Luis Frutos, el poco respeto que existe en España hacia los derechos de propiedad intelectual. El estudio de la BSA, que se complementa por primera vez con una encuesta hecha por Ipsos sobre esta cuestión, revela que solo el 55% de los entrevistados (15.000 empresas y usuarios de PC) opina que los creadores deben ser recompensados, frente a la media mundial del 71%.

Además, únicamente el 39% entiende que estos derechos crean puestos de trabajo y solo el 35% manifiesta que aportan beneficios para la economía local. "Los resultados refuerzan la necesidad de educar a los usuarios en aspectos como que compartir software a través de las redes P2P o que la instalación del software adquirido para un ordenador en varios PC son prácticas ilegales", añade Frutos.

La cifra

834 millones de euros es el valor comercial del software pirateado en España en 2010. Esa cifra ascendió en todo el mundo a 59.000 millones.