10.000 personas, desalojadas

Los terremotos en Lorca provocan ocho muertos y graves daños

Uno de los seísmos alcanzó los 5,1 grados en la escala de Richter

Ocho personas fallecieron en la tarde de ayer, entre ellos un menor, y un número indeterminado resultaron heridas en Lorca (Murcia) como consecuencia de dos terremotos que sacudieron la región. Los fallecidos eran vecinos del barrio de Las Viñas, el más afectado por los seísmos, donde se desplomó parte de un edificio y otro sufrió daños importantes en su estructura. El primer terremoto tuvo una intensidad de 4,4 grados en la escala de Richter, seguido dos horas después de otro de 5,1 grados con epicentro en el nordeste de esta población, según informó el Instituto Geográfico Nacional.

Los seísmos, que se sintieron en varios municipios de la región y en las provincias limítrofes, e incluso en Madrid, afectaron a numerosos edificios, como el campanario de la Iglesia de San Diego, el tejado de una residencia de ancianos, la Torre del Espolón del castillo de Lorca, entre otros.

Como consecuencia se ordenó la evacuación del Hospital Rafael Méndez de Lorca debido a los daños estructurales sufridos, mientras los miembros de los equipos de seguridad procedieron a rastrear las viviendas del municipio en busca de víctimas. Unas 10.000 personas han tenido que ser desalojadas de sus viviendas.

Los fallecidos eran vecinos del barrio de Las Viñas, el más afectado por el temblor

Según la Delegación del Gobierno en Murcia, la situación de Lorca era ayer "de caos y de desastre generalizado". Hasta allí se dirigieron agentes de la Unidad de Prevención y reacción del Cuerpo Nacional de Policía y otras fuerzas de seguridad de la zona. Unos 150 militares del batallón III de la Unidad Militar de Emergencias (UME) se desplazaron también hasta la localidad. Se trata de especialistas en búsqueda y rescate de personas, de la UME con base en Bétera (Valencia).

Además, una sección de ingenieros, formada por una treintena de militares, se personó en el lugar con maquinaria pesada con el objetivo de mover tierras y escombros. En total, unos 200 militares de la UME colaboraban ayer en las tareas de rescate. Murcia es una zona habitual en movimientos sísmicos, aunque en la mayoría de los casos pasan desapercibidos para los ciudadanos, confirmó ayer el Instituto Geográfico Nacional. Fuentes de la Dirección General de Tráfico informaron de la presencia de grietas en carreteras y acueductos de la zona.

El presidente de la comunidad, Ramón Luis Valcarcel, interrumpió su agenda en Bruselas, donde participaba en el pleno del Comité de las Regiones, nada más ser informado de la noticia. Por su parte, el rey Juan Carlos y el presidente del Gobierno fueron puestos al corriente mientras se encontraban reunidos en el palacio de la Zarzuela en su habitual despacho semanal.