Por detrás de los islandeses

España, el segundo país de la OCDE con mayor alza de la fiscalidad a los salarios

España fue el segundo país de la OCDE, tras Islandia, donde aumentó más la fiscalidad directa sobre los salarios en 2010, según los datos hechos públicos hoy por el organismo.

El incremento de la fiscalidad en Islandia fue de 3,29 puntos porcentuales hasta representar el 31,3% de los costes laborales, mientras en España el ascenso se situó en 1,36 puntos hasta el 39,6%, mientras que la media de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) fue del 34,9%.

Los ascensos más importantes de esos impuestos, tras el de España, fueron los de Japón (1,35 puntos suplementarios al 30,5% de los costos laborales), Estonia (+0,84 puntos al 40%), Corea del Sur (+0,46 puntos al 19,8%), Holanda (+0,43 puntos al 38,4%) e Irlanda (+0,37 puntos al 29,3%).

La subida de la fiscalidad directa sobre los salarios en España se debió integralmente al aumento del impuesto sobre la renta hasta el 11,7% de los costes laborales, mientras que las cotizaciones sociales, tanto a cuenta del asalariado (4,9%) como del empresario (23%), permanecieron estables.

En la OCDE, el impuesto sobre la renta suponía de media un 12,2% de los costes laborales, mientras las cotizaciones representaban un 8,5% las que iban a cuenta del empleado y del 14,2% a cuenta del empresario. El organismo ha subrayado que como parte de los esfuerzos para restablecer las finanzas públicas y poner la economía en un ritmo de mayor crecimiento los Gobiernos deberían considerar una modificación de la estructura fiscal". En concreto, ha abogado por aumentar los impuestos indirectos (como el IVA o los que gravan la propiedad de bienes que no se pueden desplazar, como los inmobiliarios o los rústicos) en lugar de los directos y de las cotizaciones sociales.