En un escenario "dinámico"

BBVA cifra en hasta 50.000 millones la necesidad de capital de la banca española

El responsable del Servicio de Estudios del BBVA en España y Europa (BBVA Research), Rafael Doménech, ha cifrado entre el 3% y el 5% del PIB (30.000 y 50.000 millones de euros) las necesidades de capital de las entidades financieras en España en un escenario "dinámico" en el que proyecta las cuentas de las entidades a futuro frente a las necesidades "estáticas" que ha planteado el Banco de España.

BBVA
BBVA

En una rueda de prensa para presentar el documento 'Situación España', Doménech ha explicado que el Banco de España cifró estas necesidades de capital en un punto del tiempo: diciembre de 2010 y en 15.200 millones de euros y, frente a esto, BBVA Research plantea unas necesidades "dinámicas".

Aún así, cree que la cifra de entre 30.000 y 50.000 millones es perfectamente "asumible y limitada" y asegura que tres entidades acumulan el 77% de las necesidades, mientras que las entidades con déficit de capital suponen sólo un 36% de los activos totales del sistema.

Por otro lado, Doménech ha resaltado la necesidad de acelerar la reestructuración del sistema financiero y la entrada de capital privado en las entidades que lo necesiten para mejorar las perspectivas de crecimiento de la economía española.

"Acelerar el proceso generaría una mejora en las perspectivas de España", ha señalado Doménech, tras asegurar que el proceso que se ha diseñado supondría una "hoja de ruta muy adecuada" en un entorno económico normal, porque generará un mejor funcionamiento del sistema financiero.

Sin embargo, en la situación actual de la economía, acelerar este proceso podría suponer una reducción del diferencial y mejores perspectivas de crecimiento para la economía española, por lo que sería "muy beneficioso" para el país, al crear un sistema de entidades "solventes, eficientes, competitivas y sometidas" a la disciplina de mercado.

Perspectivas para la economía española

En este documento, BBVA señala que "después de haber cerrado el cuarto trimestre de 2010 con un avance trimestral del PIB de 0,2%, que situó el crecimiento para el conjunto de 2010 ligeramente por encima de nuestras expectativas (-0,1% frente a una previsión del -0,2%), la economía española habría comenzado el año 2011 mostrando de nuevo una mejora gradual de la actividad, en torno a dos o tres décimas del PIB en términos intertrimestrales, que confirma la continuidad de la débil recuperación emprendida un año atrás"

"Prevemos que el ritmo de avance de la economía española siga siendo tímido en el corto y medio plazo y que la economía crezca en torno al 0,9% en el conjunto del año", añaden desde BBVA Research.

La economía global continuará creciendo

"La economía global continúa creciendo a un ritmo robusto, y se mantiene la previsión de crecimiento de un 4,4% tanto en 2011 como en 2012, apoyado principalmente por las economías emergentes. No obstante, la amenaza de los altos precios de las materias primas (especialmente, del petróleo) aumenta la incertidumbre e introduce un riesgo para el crecimiento y la inflación en la mayoría de regiones, incluso en algunas economías que pueden beneficiarse directamente de los altos precios de exportación de las materias primas", explican.

Estos expertos creen que es probable que la tensión en los mercados financieros en Europa persista, especialmente en el caso de Grecia, Portugal e Irlanda. "La incertidumbre política alrededor de las propuestas para comenzar el proceso de consolidación fiscal en EE UU añadirá incertidumbre en los mercados, incluso aunque finalmente tenga lugar cierta forma de ajuste fiscal. Finalmente, las presiones de recalentamiento en los mercados emergentes continúan, aunque en el futuro serán probablemente una preocupación mayor para Sudamérica por el impulso adicional derivado de los mayores precios de las materias primas", puntualizan.