Final de sesión

El día se cierra con fuertes subidas en Europa

Los rumores y comentarios sobre un plan de rescate para rescatar al otro plan de rescate de Grecia no han venido mal para causar un rebote después de estos días de sustos.

Nada ha cambiado. En Grecia sigue la ceremonia de la confusión, pero esta mañana Europa veía que EEUU había resistido bien por encima de soportes, y es que el helicóptero impide cualquier bajada seria...

Además, durante la madrugada China anunciaba un superávit enorme que ha batido todas las previsiones, y el mercado ha puesto en marcha su mecanismo automático habitual. China da buenos datos y los sectoriales de materiales básicos se frotan las manos porque su principal cliente sigue gozando de buena salud. Lo malo sería, como temen algunos, que China se estuviera inventando los datos -esperemos que no-, porque desde luego la corrupción de su sistema político está a tal nivel que todo es posible. Una vez más, mejor dar pulpo como animal de compañía y no calentarse mucho la cabeza.

A media mañana empezaban a correr por todos lados rumores y comentarios en el sentido de que Grecia iba a recibir un plan de rescate para rescatar al otro plan de rescate. No es que nadie crea que con este plan de rescate no haya que sacar dentro de poco otro plan de rescate, pero no ha venido mal para causar un rebote después de estos días de sustos. No obstante la situación respecto a Grecia, sigue muy confusa y hay que seguirla con atención.

En cualquier caso, en la subida el futuro del Eurostoxx no ha superado la resistencia de corto plazo de los 2.920, por lo que aún no es fiable. Por encima de ese nivel, siempre hablando del corto plazo, confirmaría una especie de doble suelo. Mientras no lo supere hay que desconfiar. ¿Y el Ibex? Bien gracias, ahí sigue como un alma en pena en medio del lateral, lejos de puntos significativos, por arriba y por debajo.

En épocas como ésta, en que el mercado ya no anda tan fácil, es un buen momento para hacer alguna reflexión sobre algunas precauciones básicas que hay que mantener siempre en el trading, pues si se siguen, pueden ayudar a pasar los malos momentos mejor. En concreto me refiero a lo importante que es que vigilemos el tamaño con el que vamos a hacer cada operación. Vamos a ver un estudio que nos lo dejará bien claro.

Lo llevó a cabo Johan Ginyard de la Universidad de Uppsala en Suecia.

El profesor Ginyard experimentó con un colectivo de 62 estudiantes a los que dividió en varios grupos, siendo indiferente el que tuvieran conocimientos previos del mercado o no, y les entregó las señales de un sistema automático ya determinado que decía qué valor y cuándo comprarlo y, por supuesto, cuándo venderlo. El alumno no tenía opción, tenía que comprar o vender el valor que le indicaba el sistema sin ninguna discusión, sobre un capital de partida ficticio de 10.000 coronas suecas.

La única posibilidad de elección que se le daba al participante era el tamaño de la posición, que podía ir del 0,5 al 100% del capital disponible. Lo demás se le daba hecho, él solo escogía el tamaño de cada compra. El sistema era solo para posiciones largas.

Hubo de todo en los resultados. Desde un participante que perdió 6.500 coronas de las 10.000 iniciales a otro que ganó ¡871.000!. Recuerden que todos compraron lo mismo y al mismo tiempo y que todos cerraron las posiciones al mismo tiempo y, sin embargo, vean qué diferencias tan grandes y sólo con el parámetro de cambiar el tamaño de la posición.

- La media de ganancia de cada participante fue de 14.025 de las 10.000 con las que empezó.

- 10 de los 62 se arruinó.

- 6 perdieron mucho.

- El resto ganaron pero en muy diferentes medidas.

Pero ahora viene lo importante:

- Los que se arruinaron tomaron un tamaño medio de la posición del 22,9% del capital disponible, mientras que los ganaron dinero arriesgaron de media en cada operación el 6,6% en el nivel 1 que era el más sencillo.

Conclusión: una vez más se demuestra que tener un buen sistema no significa nada. Puede dar unas señales razonables, mucho tiempo, pero si no somos prudentes en su aplicación y arriesgamos una cantidad poco prudente estamos perdidos. ¿Por qué? Si entramos demasiado fuerte, tarde o temprano nos pillarán en una fuerte y será imposible recuperar, el money management es fundamental.