El sindicato convoca asambleas para tomar medidas a finales de mayo

El castigo a tres pilotos pone de nuevo a Sepla e Iberia al borde de la ruptura

Iberia resolvió el viernes tres de los cuatro expedientes que abrió en diciembre a otros tantos pilotos, con un castigo de suspensión de empleo y sueldo durante dos meses. La medida ha sido recibida como una "agresión injustificable" por el Sepla, que ha convocado asambleas para dentro de dos semanas con el fin de formalizar la ruptura de las negociaciones del convenio y estudiar la convocatoria de huelgas legales.

La normalidad en el transporte aéreo parece un objetivo imposible de alcanzar y, a la postre, el viajero es el que paga. Las alarmas han vuelto a sonar tras dispararse la tensión en uno de los múltiples conflictos no resueltos. El viernes pasado la dirección de Iberia comunicó al Sepla, el sindicato de pilotos, que había decidido resolver los cuatro expedientes abiertos en diciembre a otros tantos pilotos.

El castigo para tres de ellos será la suspensión de empleo y sueldo durante dos meses, esto es, "la sanción máxima antes que el despido" según especificaron fuentes del Sepla. El cuarto expediente ha sido archivado "porque presentaba defectos de forma". Iberia, además, notificó al sindicato los pliegos de cargo de otros cuatro nuevos expedientes abiertos por razones similares.

La respuesta del Sepla fue inmediata y se ha articulado mediante la redacción y envío de una circular al colectivo de 1.400 pilotos de la compañía. Por un lado, el documento califica las sanciones de Iberia de "agresión y presión injustificable en medio de la negociación del convenio". En segundo término, anuncia que procede a convocar "asambleas decisorias con carácter de urgencia".

Los tripulantes piden que el sindicato retire la propuesta hecha en el convenio

Las fuentes del sindicato dijeron que sus estatutos exigen que la convocatoria de asambleas, en las que vaya a tomarse alguna medida, deben hacerse con quince días de antelación, por lo que se producirán en las diferentes bases operativas en torno al día 23 de mayo. Explican que el colectivo presiona a la dirección del Sepla para que retire la propuesta "de colaboración" que puso ya hace un año encima de la mesa de negociación del convenio. Esta propuesta tiene como objetivo sacar adelante, "con los medios propios de Iberia", la nueva operación de corto y medio radio y bajos costes para alimentar de pasajeros al hub de Madrid-Barajas.

'Low cost'

Este proyecto es la piedra de toque, no solo en la negociación del convenio colectivo de los pilotos, sino también en la pieza sobre la que han alcanzado acuerdos laborales los tripulantes de cabina de pasajeros (TCP) y el resto de los trabajadores de tierra.

Las asambleas de pilotos estudiarán también la posibilidad de convocar huelga legal. El colectivo presionó durante las fechas anteriores a la pasada Semana Santa para que se convocara huelga legal durante esas vacaciones, a la vista de la tensión que ya existía con la dirección de la empresa.

En la circular remitida por el Sepla a los pilotos se explica que "la mayoría de los expedientes se abrieron porque los pilotos afectados pidieron que se respetase la normativa europea y española sobre régimen de trabajo y descanso", que exige que "excepto en situación de imaginaria" ningún vuelo pueda ser "programado ni realizado sin que medie un periodo de descanso entre el momento de la notificación del servicio específico y la hora de presentación para realizarlo".

El Sepla asegura que la dirección de Aviación Civil da la razón a los tripulantes en este contencioso y que la normativa citada exige que transcurran 12 horas (o 14 horas en caso de vuelos muy largos) entre el momento que concluye un periodo de descanso del piloto y el inicio del primer servicio o vuelo que se le asigne.

Las fuentes del sindicato señalan que esta norma "tiene todo su sentido". Explican que un tripulante está en su perfecto derecho de, por ejemplo, consumir alcohol hasta el último minuto de su descanso y hay que darle el tiempo necesario para que esté repuesto cuando toma el mando del avión.

La dirección lleva el conflicto colectivo a la Audiencia Nacional

La dirección de Iberia ha decidido llevar ante el juez las diferencias de interpretación en materia de horarios y descansos que mantiene con su colectivo de pilotos. La figura elegida es la demanda de conflicto colectivo. El procedimiento llevará inicialmente a las partes ante la Magistratura de Trabajo en un intento de conciliación. Si, como parece más que probable, este trámite resulta baldío, la disputa deberá ser dirimida en la Audiencia Nacional.

Fuentes de Iberia dijeron que la argumentación que utiliza el Sepla a la hora de explicar la actitud de sus pilotos "ni siquiera se aproxima a la realidad". La compañía, según estas fuentes, utiliza "desde siempre" una figura "de organización interna" que denomina "incidencias", que no está contemplada en la legislación. "Un piloto en incidencias se encuentra en periodo de trabajo y no de descanso, y por ello se le pueden nombrar servicios en todo momento" dentro de los márgenes legales.

Ningún día de mayo con puntualidad superior al 58%

Tanto la compañía como el Sepla niegan que el conflicto entre las dos partes que se arrastra desde finales de febrero sea la causa directa de los "desastrosos índices de puntualidad" de los últimos tres meses. Unos y otros señalan la situación del control de tráfico aéreo en el aeropuerto de Madrid-Barajas como responsable directo del descalabro.

Lo cierto es que las demoras se han convertido en el cáncer de la operación de Iberia. Desde finales de febrero, en marzo y en abril, la puntualidad (medida en aviones que despegan o aterrizan con más de 15 minutos de demora sobre el horario previsto) se situó en ratios que no superaban el 65%, cuando los objetivos de la compañía establecían como mínimo el 84%.

En lo que llevamos de mes de mayo la situación ha empeorado. De nueve jornadas, el índice de seis ha quedado por debajo del 50%. Cinco de estos días no han superado el 45% y uno se ha "arrastrado" con una puntualidad del 22%.

Sanción

Los pilotos cumplirán el castigo en otoño

-Firmeza: la dirección de Iberia asegura que la acción de los pilotos sancionados "no podía ser pasada por alto", ya que no solo perjudicó a la compañía, sino también a sus pasajeros.

-Prudencia: la compañía, sin embargo, ha decidido que los tripulantes castigados no cumplirán la sanción hasta otoño, una vez que el tribunal se haya pronunciado.

-Reproche: la compañía reprocha al Sepla que sus afiliados no hayan actuado del mismo modo; ante una situación en la que existe una diferencia de interpretación "no debieron tomar decisiones unilaterales" con "consecuencias tan graves".