Bruselas aprueba el plan de salvamento

Portugal pagará entre el 5,5% y el 6% de interés por su rescate

Portugal pagará un tipo de interés entre el 5,5% y el 6% por el tramo europeo de su rescate, según ha adelantado el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn.

Portugal ya tiene el visto bueno comunitario a su plan de salvamento y también sabe lo que tendrá que pagar por él. Según ha adelantado en rueda de prensa el el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, este país pagará entre el 5,5% y el 6% por el tramo europeo de su rescate.

"El tipo de interés será calculado de acuerdo con la fórmula del Eurogrupo, que significa seguir la política de fijación de precios del FMI con una pequeña prima. Será superior al 5,5%, pero seguramente inferior al 6%". ha explicado Rehn, desde Estrasburgo.

Rehn también ha aprovechado para reclamar que se baje el tipo de interés que paga Irlanda, que está en el 5,8%, por encima del que se cobra a Grecia (4,2%) y muy superior al que aplica el Fondo Monetario Internacional a su aportación al rescate de Portugal (26.000 millones), que oscilará entre el 4,25% y 5,25%. La decisión final sobre el precio se adoptará en el Eurogrupo del 16 de mayo.

El comisario de Asuntos Económicos ha sostenido que el tipo de interés de los rescates de países de la eurozona no debe fijarse en función del "riesgo inducido", es decir, haciendo que sea lo suficientemente punitivo para que los Estados miembros no tengan incentivos para acudir a la asistencia externa, sino en función de la "sostenibilidad de la deuda".

Por ello, Rehn ha reclamado de nuevo una "reducción del tipo de interés para Irlanda para ayudarle a superar la carga de su deuda". "Espero que este acuerdo se adopte en breve", ha insistido, recordando que la decisión está en manos de los Estados miembros. Alemania y Francia han condicionado hasta ahora la rebaja a que Dublín aumente su impuesto de sociedades del 12,5%, uno de los más bajos de la UE.

Esfuerzos para los ciudadanos portugueses

El comisario ha dicho que el plan de ajuste económico que la UE y el FMI han pactado con Portugal a cambio de la ayuda es "exigente pero justo" y permitirá al país "afrontar sus actuales dificultades económicas". A su juicio, la asistencia de 78.000 millones de euros "demuestra el fuerte compromiso de ayudar a Portugal", pero también "contribuye a salvaguardar la estabilidad de la eurozona en su conjunto".

El plan "exigirá importantes esfuerzos a los ciudadanos portugueses", ha admitido Rehn, por lo que en su diseño se ha prestado especial atención a proteger a los sectores más vulnerables de la sociedad. Las medidas cuentan con un amplio respaldo entre los partidos políticos, lo que en su opinión garantizan su rápida aplicación gane quien gane las elecciones del 5 de junio.

El comisario de Asuntos Económicos no ha querido valorar las declaraciones del primer ministro portugués, José Sócrates, en las que afirmaba que el plan de ajuste es menos exigente que el de Grecia o Irlanda. Se ha limitado a señalar que el programa es "muy ambicioso" pero "diferente" a los de Atenas o Dublín porque está centrado en las reformas estructurales para aumentar el potencial del crecimiento.

Rehn se ha mostrado convencido además de que Finlandia, donde se está negociando la nueva coalición de Gobierno tras las elecciones del mes pasado, apoyará la asistencia a Portugal pese al fuerte ascenso del partido euroescéptico Verdaderos Finlandeses, que se opone a estos rescates.

"Confío en que Finlandia pueda apoyar el programa de la UE y del FMI para Portugal, para garantizar la estabilidad de la eurozona en su conjunto, incluyendo Finlandia", ha señalado.