La deuda de Dhul es de 452 millones

Clesa acumula una deuda de 1.000 millones

La empresa láctea Clesa, propiedad de Nueva Rumasa, que ha solicitado concurso voluntario de acreedores, acumula una deuda de mil millones de euros, más del doble que Dhul, otra de las empresas del grupo en situación de insolvencia.

Con una deuda de mil millones de euros, Clesa se sitúa, por el momento, a la cabeza del ránking de empresas de Nueva Rumasa más endeudadas.

A esta le seguiría Dhul, con deudas de 452,3 millones de euros, ya que a los 153 millones de euros de pasivo que inicialmente la sociedad ha declarado hay que añadir 299,3 millones de euros correspondientes a los avales dados a otras sociedades de la familia Ruiz-Mateos.

Dhul avaló deudas de cerca de 30 empresas de Nueva Rumasa debido, sobre todo, a la desconfianza de las entidades financieras, especialmente del Banco Santander y Banesto.

En concreto, el fabricante de flanes y postres tuvo que avalar préstamos, pólizas de crédito y líneas de descuento concedidos por el grupo que preside Emilio Botín a empresas de Nueva Rumasa y de la familia Ruiz-Mateos por valor de 241 millones de euros.

Los trabajadores de Clesa en Madrid se han concentrado hoy ante las puertas del Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid con el objetivo de solicitar que se agilice la declaración del concurso, ya que es una de las sociedades que más retrasado lleva este trámite, pese a ser una de las primeras en presentarlo.

El Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid gestiona la solicitud de concurso voluntario de Clesa después de que el juzgado de Pontevedra, donde inicialmente se presentó, se declarara no competente y lo remitiera a la capital.

La declaración del concurso permitirá a los trabajadores, una vez publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE), una certificación de lo que les adeuda la empresa y con ella acudir al Fondo de Garantía Salarial, (Fogasa), órgano que se comprometió con las organizaciones sindicales a agilizar este proceso de pago.

Según los trabajadores, Clesa les debe cinco nóminas, lo que supone dos millones de euros, con lo que se convierten en los más afectados de las empresas de Nueva Rumasa, ya que la media adeudada es de dos pagas.