La crisis obliga a rebajar los precios en el sector

Las bodas, más baratas

La crisis ha obligado a ajustar los precios para que los novios puedan permitirse celebrar una boda. El coste medio del evento ha descendido un 12,7% en el último año, hasta los 14.390 euros.

Baile de una boda.
Baile de una boda.

El coste de una boda en España oscila entre los 8.000 y los 20.000 euros, situándose a media en unos 14.390 euros, lo que supone un descenso del 12,7% con respecto a 2010.

La Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI) ha realizado un estudio para calcular a cuánto asciende lo que gastan los españoles en esta celebración, tomando como referencia un enlace tipo con cien comensales en más de una treintena de ciudades.

Para la presidenta de FUCI, Agustina Laguna, las parejas que decidan casarse este año harán "auténticos malabares", ya que la "precaria" situación económica de las familias hace "prácticamente imposible" llevar a cabo este tipo de celebraciones, que en muchos casos suponen "el sueldo anual de uno de los contrayentes".

No obstante, Laguna cree que el hecho de que el gasto previsto sufra un "considerable descenso" por cuarto año consecutivo se debe a un doble motivo: Por un lado, los establecimientos relacionados con el sector de las bodas están ajustando mucho los precios para sobrevivir a la actual coyuntura económica y, por otro, los novios están comparando más que nunca presupuestos y calidades en función de sus posibilidades.

Madrid, la más cara

En cuanto a las autonomías en las que el enlace es más caro, Madrid se sitúa a la cabeza con un gasto medio de 17.550 euros, seguida de Cataluña (17.000) y Valencia (16.000). En el otro extremo se sitúan Extremadura y Canarias, en las que el coste medio es de 12.150 y 12.000 euros, respectivamente.

A juicio de Agustina Laguna, estas diferencias de más de 5.000 euros se deben a que los precios de los cubiertos en los restaurantes son, por regla general, más baratos en regiones como Extremadura o Canarias que en otras como Madrid y Cataluña.

El banquete representa el principal gasto de una boda, al suponer la mitad de la factura total. En función del local y menú elegido, el coste por invitado puede variar entre los 40 y los 90 euros, a los que hay que añadirles la música y la barra libre, que suponen unos 1.000 euros de media.

En cuanto a los trajes, el de ellas representa un mayor desembolso no inferior a los 500 euros, cantidad a la que habrá que sumar el precio de los zapatos, complementos, maquillaje, peinado y ramo, que incrementan enormemente el presupuesto hasta llegar a los más de 1.540 euros de media. En los hombres, el gasto oscila entre 330 y 900 euros.

Los detalles nupciales, es decir, las arras, alianzas, invitaciones y las flores de la iglesia suponen alrededor de 1.300 euros, mientras que el coste medio del reportaje fotográfico y/o de vídeo, se sitúa en torno a los 725 euros.

En lo que se refiere al viaje de novios, su coste varía en función del destino elegido, aunque es difícil que sea inferior a los 1.400 euros por pareja.

Laguna ha apuntado que la "gran diferencia" con otro años es que si antes era el banquete y el viaje de novios los capítulos en los que más reducían los gastos los novios, este año por vez primera los contrayentes reducen el gasto previsto no solo en estos conceptos, sino también en la vestimenta.