Eficiencia y ROE están lejos de la media

Las cajas que pidan FROB afrontan un retraso de cinco años frente al sector

Catalunya Caixa, Novacaixagalicia, CAM y Unnim se aprietan el cinturón con la llegada de las ayudas públicas. Pero los esfuerzos que han proyectado dejarán las entidades en 2015 con ratios similares a los que hoy presentan sus rivales.

Las cajas que pidan FROB afrontan un retraso de cinco años frente al sector
Las cajas que pidan FROB afrontan un retraso de cinco años frente al sector

Una dieta estricta para volver a estar en línea con el mercado. Así se pueden interpretar los objetivos que se han marcado las cuatro cajas que solicitarán el apoyo de Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Catalunya Caixa, Unnim, Novacaixagalicia y Caja Mediterráneo (CAM) han realizado especial énfasis en la política de recorte de gastos y mejora de la rentabilidad en los planes de viabilidad depositados ante el Banco de España la semana pasada. Pero la realidad es que sus esfuerzos por reducir plantillas y capacidad instalada situarán estas entidades en línea con las magnitudes que hoy presentan numerosos competidores.

Novacaixagalicia y CAM se han fijado como meta ubicar su ratio de eficiencia (porcentaje de los ingresos que consumen los gastos) en el 50% a partir de 2015. Pues bien, a cierre de 2010, La Caixa presentaba una eficiencia del 43,60% y Caja Madrid del 49,80%. Por su parte, las entidades que han dado lugar a Caja 3 (CAI, Badajoz y Círculo) esperan situar esta ratio por debajo del 45% cuando culmine su integración.

La eficiencia ha sido una de las asignaturas donde las cajas han obtenido históricamente un aprobado raspado. Su fuerte presencia en zonas rurales, donde el negocio es menor, las ha llevado a presentar peores magnitudes que las de los bancos. BBVA arrojaba en la Península Ibérica una eficiencia del 40% al cierre de 2010, el negocio español de Santander y Banesto se situaban en el 42,8%, mientras Sabadell se anotaba un 46,20%. Popular es una referencia en esta materia, con una de las mejores ratio de eficiencia de Europa: el 35,16%.

Catalunya Caixa ya ha indicado que la optimización de la red y servicios centrales le supondrá un ahorro anual de 130 millones de euros. A su vez, CAM se ha propuesto dejar de gastar 120 millones al año a raíz de su reestructuración operativa.

Mejorar la rentabilidad sobre recursos propios (ROE) es otro caballo de batalla. La obligación de realizar fuertes dotaciones por el deterioro de la cartera crediticia ha mermado el rendimiento del negocio bancario en España. Novacaixagalicia desea triplicar su ROE a 2015, de forma que rebase en 10%, mientras que CAM espera ubicarlo en el 15%. En comparación, la Red Santander presentaba una rentabilidad del 17,38% al acabar 2010, Banesto y La Caixa se movían en torno al 9,50%, mientras Popular y Sabadell oscilan entre el 7,13% y el 7,32%.

La subidas de tipos permitirán mejorar la rentabilidad que las cajas con apoyo del FROB obtendrán de sus créditos, mientras que el avance paulatino de los ingresos por comisiones empieza a surtir sus efectos.

Capital privado para reducir la factura pública

Catalunya Caixa, Novacaixagalicia, CAM y Unnim requieren juntas 7.740 millones de euros para lograr la ratio de capital principal del 10% exigida. El FROB está dispuesto a cubrir este déficit y tomar participaciones en los bancos que creen estas cajas, pero las entidades tratan de reducir al mínimo la factura de la ayuda pública.

Novacaixagalicia busca traspasar el 20% del capital de su banco a inversores institucionales y reducir la presencia del FROB al 10%. Catalunya Caixa ha reconocido ante la CNMV que "explora vías para captar capital privado". Por su parte, Unnim tiene como prioridad participar en una fusión con algún grupo de fuera de Cataluña que le permita eludir las ayudas públicas. Las cajas también juegan con la posibilidad de recibir parte de la ayuda en forma de deuda en vez de capital.