El ritmo de recuperación del sector manufacturero español se atenúa

Los pedidos industriales avanzan muy poco en abril

Los nuevos pedidos tan solo aumentaron marginalmente, mientras que el mercado doméstico siguió siendo especialmente frágil. Entretanto, la producción se incrementó a un ritmo menos intenso, y continuó la destrucción de empleo, según el Índice de Gestión de Compras de Markit (PMI) ajustado estacionalmente.

La producción manufacturera española aumentó por quinto mes consecutivo en abril, a pesar de que el ritmo de crecimiento fue el más débil de este período. El aumento de la producción se concentró principalmente en el sector de bienes de consumo.

El total de los nuevos pedidos aumentó levemente en abril. Los colaboradores del panel que observaron un aumento de los nuevos pedidos indicaron que principalmente se debió a un crecimiento de la cartera de pedidos procedentes del exterior, mientras que el mercado doméstico se paralizó. Los resultados del estudio señalaron un intenso aumento de los nuevos pedidos para exportaciones, que fue más marcado que el del mes anterior.

El mencionado aumento marginal del total de nuevos pedidos impulsó a las empresas a dedicarse a los trabajos pendientes, que decrecieron por séptima vez en los ocho últimos meses.

En abril el empleo volvió a disminuir en las empresas manufactureras españolas, y a un ritmo sólido. Los niveles de empleo siguieron decreciendo en los tres grupos de mercado que cubre el estudio (bienes de consumo, bienes de capital y bienes intermedios).

La inflación de los costes siguió intensa en abril. Los colaboradores del estudio mencionaron el aumento del precio de una variedad de insumos, especialmente el cartón, el combustible, los plásticos y el acero.

Las empresas pudieron repercutir en parte el aumento de los costes a sus clientes, con el consecuente intenso aumento de los precios cobrados. La tasa de inflación de los precios cobrados fue la segunda más rápida desde agosto de 2007.