Real Madrid-Barcelona

Cuatro partidos de audiencias masivas

Unos 350 millones de espectadores vivirán desde sus televisores el carrusel de clásicos. La vuelta de las semifinales de Liga de Campeones, de seguir abierta la eliminatoria, puede batir récords de audiencia.

La rivalidad entre los dos grandes del fútbol español no tiene fronteras. Los cuatro próximos enfrentamientos que protagonizarán en menos de un mes pegarán a los televisores a millones de personas en todo el mundo. Cuatro partidos que son un sueño para muchos aficionados, pero sobre todo para los operadores televisivos.

Según un estudio de Primetimesport, el carrusel de clásicos tendrá una audiencia acumulada de unos 350 millones de espectadores, aunque cada uno con un impacto desigual. El que, en principio, tendrá un seguimiento masivo será la vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones que se disputará en el Camp Nou el 3 de mayo. Si la eliminatoria llega entonces sin decidirse, el informe calcula que tendrá un seguimiento de 95 millones de espectadores, pudiendo llegar a los 100. Como referencia para comprobar la trascendencia de estos números, la final del 2009 que jugó el Barça contra el Manchester United congregó sólo a 9 millones más. La importancia de la competición, la indefinición de la eliminatoria, el horario (20:45h) y el hecho de que sea retransmitido en abierto en muchos países sustentan la mayor relevancia de este encuentro sobre el resto.

En el último cruce entre ambos en esta competición, en el año 2002, el Real Madrid casi sentenció la eliminatoria en la ida, ganando 0-2 en el Camp Nou. La audiencia del partido de vuelta, aunque millonaria, se resintió. Unos 9.462.000 espectadores siguieron el partido en España, un gran dato pero ni mucho menos el mejor. El récord en Liga de Campeones en nuestro país lo ha marcado el Barcelona esta misma temporada, congregando a casi 10 millones de espectadores de media en la vuelta de octavos contra el Arsenal, muy por encima de la del Barça-Inter de semifinales del pasado año, con 9.162.000. Por tanto, en los datos no influye tanto la fase en que se encuentre la competición como lo reñida que esté. La audiencia del encuentro de ida del Bernabéu se calcula en los 90 millones en todo el mundo, penalizado por la previsión de que la eliminatoria se decidirá en la vuelta.

El que podría resultar más atractivo televisivamente, al tratarse de una final, sería el de Copa del Rey. Sin embargo, calculan que será el que menos audiencia tendrá, 77 millones, menos que el partido de liga de mañana cuyo resultado, en principio, tiene menos impacto en la competición que el resto. En contra de la Copa del Rey juega su menor prestigio internacional, que hace que sea transmitida en más canales de pago, restringiendo su difusión.

Mediapro, que producirá la señal del partido de liga para todo el mundo, calcula en 400 millones la audiencia potencial de éste partido, si bien incluye otros parámetros además de la audiencia televisiva bruta, como la retransmisión en bares, cines o Internet.

De cualquier modo, si son aficionados de estos dos equipos hagan acopio de provisiones y vayan acomodándose en sus sofás. Si no, ármense de paciencia, el filón de los cuatro clásicos no será desaprovechado por las televisiones.