Deberá ser aprobada por sus accionistas

Sos Corporación cambia su nombre por Deoleo y liga su futuro al aceite

Sos ya tiene nuevo nombre. Después de vender su división arrocera, la empresa de alimentación tenía que buscar una nueva denominación con la que reforzar un negocio fundamentalmente aceitero. La elegida ha sido Deoleo, según consta en la Oficina de Patentes de la Unión Europea. Sus accionistas tendrán que dar el visto bueno al cambio de nombre en la próxima junta.

Sos Corporación Alimentaria está a punto de renovar su imagen al cambiar su denominación social por Deoleo. Un paso que no ha podido evitar, ya que al vender su división arrocera a su principal competidor, Ebro Foods, se ha desprendido de la tradicional marca de arroz Sos, que desde años ha sido el paraguas bajo el que se ha englobado todo el grupo.

La empresa madrileña cambiará de apariencia, fundamentalmente, de cara a los inversores y tratará de marcar un punto de inflexión en su gestión, después de años de vaivenes tras la presunta estafa de su expresidente, Jesús Salazar.

En cuanto a la denominación Deoleo SA, ya está patentada a escala comunitaria, según figura en la Oficina de Registro de las Marcas, Dibujos y Modelos de la Unión Europea (OAMI). Por el momento, la compañía presidida por Mariano Pérez Claver ni confirma ni desmiente que este sea el nuevo nombre de la sociedad, aunque en solo unos días podría hacerlo oficial. El primer paso será notificarlo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y, posteriormente, Deoleo tendrá que recibir el visto bueno de los accionistas del grupo de alimentación en la junta que se celebrará en los próximos meses.

La marca fue inscrita en el Registro de Patentes de la UE el pasado 18 de marzo

DEÓLEO 0,09 -1,49%

Aunque la empresa prefiera permanecer en silencio, los datos que figuran en la OAMI no dejan lugar a dudas. La marca Deoleo tiene como dueña a Sos Corporación, cuya sede social está en el Parque Empresarial Rivas Futura. En el registro también figura la firma madrileña de consultoría Intecser, como representante de Sos Corporación.

En cuanto a la marca, fue inscrita en la Oficina Española de Patentes y Marcas el pasado 18 de marzo y publicada el 30 del mismo mes. Deoleo engloba todo tipo de productos alimentarios: desde verduras, mermeladas y lácteos hasta caldos. Y, sobre todo, hace referencia al aceite, que desde hace unos meses se ha convertido en la actividad principal del grupo de alimentación, con las marcas españolas Carbonell y Koipe, junto a la italiana Bertolli, como sus principales ejes de referencia.

El grupo se ha decantado por Deoleo, aunque sobre la mesa había otras propuestas, todas ellas vinculadas al mundo del aceite, según señalan fuentes próximas a la compañía. Desde hace meses, Sos -y sus bancos acreedores- insisten en recalcar su vinculación a este producto mediterráneo. Fundamentalmente, tras vender su negocio arrocero, por 195 millones de euros, a Ebro Foods, que además suscribió 200 millones en su última ampliación de capital y se hizo con el 10% de su accionariado.

Además, tanto los gestores como la banca entienden que ligar la compañía al aceite de oliva y a la dieta mediterránea puede convertirse en la clave de su estrategia comercial de cara a los próximos años. Hace dos años y medio, Sos ya tuvo que cambiar su denominación, después de vender Cuétara a Nutrexpa por 215 millones.

La primera gran decisión de Jaime Carbó al frente del grupo

El cambio de nombre va a marcar un antes y un después para Sos Corporación. Pero además es la primera gran decisión que toma Jaime Carbó desde que el exdirectivo de Ebro Foods se convirtiera en el consejero delegado del que, hasta entonces, era uno de sus principales competidores pero que ahora tiene a Ebro como accionista de referencia al margen de la banca. La venta del negocio arrocero solo está pendiente del visto bueno de las autoridades de competencia y ni Ebro ni Sos esperan sorpresas en contra de sus intereses. A partir de ahora se abre la puerta a realizar nuevas desinversiones, aunque de mucha menor escala. Hace meses que el grupo puso en venta su negocio de salsas -la marca Louit- o los caramelos Pictolin para tratar así de dar más aire a su deuda. A finales del pasado año tras una dura renegociación con su banca acreedora Sos logró recortar su deuda por debajo de los 1.000 millones. En concreto, la situó en 826, según la información remitida a la CNMV, fundamentalmente gracias a una ampliación de capital que alcanzó los 512 millones. En 2010, el precio del aceite de oliva pasó factura a Sos, que recortó sus ventas un 5,8%, situándolas en 1.278,7 millones de euros.

La cifra

826 millones de euros es la deuda del grupo de alimentación después de la inyección de capital, de 512 millones, realizada a finales de 2010.