Pasa de estable a negativa

Fitch rebaja la perspectiva de la deuda China por el aumento del crédito

Fitch ha confirmado hoy durante una teleconferencia la degradación de la previsión de estable a negativa para la deuda china a largo plazo afectada, entre otras cosas, por la fuerte exposición del sistema bancario chino al crédito.

"El elevado aumento del crédito, el fuerte crecimiento del valor de los inmuebles, y más recientemente la aparición de presiones inflacionistas, han incrementado el riesgo para la estabilidad macrofinanciera, además de incrementar la escala de obligaciones contingentes soberanas derivadas del sector bancario y de los gobiernos locales", resumió la agencia. La calificación relativa a la deuda a largo plazo en moneda local se sitúa en AA-.

Según Andrew Colquhoun, responsable de Fitch para la región de Asia y Pacífico, la agencia de calificación prevé que el sistema bancario chino va a necesitar "algún apoyo soberano", si bien "cuándo y cuánto es difícil de predecir". No obstante, la baja dolarización del sistema bancario "significa que la ayuda es fácil que pese más sobre el perfil del crédito soberano en moneda local".

La agencia de calificación observó al mismo tiempo una "alta probabilidad de un deterioro significativo de la calidad de los activos en el sistema bancario chino en los tres próximos años", siendo las principales áreas de preocupación los "vehículos de financiación del gobierno local (LGFV, en inglés) y los préstamos relacionados con lo inmobiliario".

La proliferación de canales informales de crédito, que no aparecen en los balances oficiales, también es una fuente de preocupación para Fitch, ya que "complica el mecanismo de transmisión monetaria e incrementa la probabilidad de errores en la elaboración de políticas enfocadas a moderar la inflación y a asegurar un 'aterrizaje suave' de la economía".

La calificación relativa a la deuda a largo plazo en divisas se mantiene en A+, con previsión estable, gracias "al impresionante balance externo" del gigante asiático.

La capacidad de China para absorber y responder a crisis externas adversas es "extremadamente alta", subrayó Fitch.