Nueva ejecución de 'warrants' a 1,8 euros por acción

Jazztel logra 1,44 millones de fondos extra de JPMorgan en menos de 40 días

Son casi 1,5 millones de fondos extra para la caja en menos de 40 días. Y es que la reestructuración de deuda que hizo Jazztel en 2009 sigue dando sus frutos por la ejecución de warrants de los acreedores. JPMorgan hizo una en marzo y ahora acaba de hacer otra.

La reestructuración de la deuda de Jazztel acometida en verano de 2009 no solo dejó a la compañía prácticamente sin pasivo, sino que le permite ir recibiendo fondos extra y sorpresa de sus acreedores. ¿Cómo? Por los warrants que emitió para compensar a los principales tenedores de sus bonos.

Estos instrumentos se diseñaron para compensar a las dos partes. Los bonistas recibieron warrants ejercitables a precios atractivos, lo que les permitía comprar acciones a niveles muy inferiores a los de cotización, mientras que Jazztel se aseguraba ingresar el precio nominal del warrants en caso de ejercicio.

Eso es lo que ha pasado en los últimos 40 días con uno de los principales bonistas de Jazztel: JPMorgan. La acción cotiza en estos momentos a 3,8 euros por acción y los warrants tienen un precio de ejercicio de 1,8 euros, así que el banco de inversión ha decidido ejecutar parte de su capital.

A principios de marzo convirtió cuatro millones de warrants en 400.000 acciones de Jazztel. A precios de hoy, esta institución tiene una plusvalía latente de dos euros por cada título. La operadora, por su parte, se embolsó 720.000 euros, puesto que JPMorgan le pagó 1,8 euros por cada acción.

Esta tarde, JPMorgan ha anunciado una nueva ejecución en las mismas condiciones, según un hecho relevante remitido a la CNMV. Son 400.000 acciones nuevas que recibirá y Jazztel se llevará a cambio otros 720.000 euros.

En total, son 1,44 millones de euros en menos de 40 días, que ingresan directamente en la caja de Jazztel puesto que las acciones que esta compañía da a cambio de los warrants son de nueva emisión y proceden de ampliaciones de capital.

Esta cifra no es desdeñable si se tiene en cuenta que la caja de Jazztel a cierre de 2010 era de 43,7 millones y que la compañía tiene un plan de negocio que requiere inversiones para asumir el crecimiento de clientes.

Además, todavía quedan warrants por ejecutar. Pueden ejercitarse hasta 2013, así que los fondos seguirán viniendo hasta entonces.

Los únicos que pueden verse perjudicados son los accionistas, ya que Jazztel amplía su capital en cada conversión. No son cifras muy elevadas (las dos operaciones de JPMorgan representan el 0,32% del capital actual de la operadora), pero podrían considerarse una dilución y presionar el valor a la baja por la salida de papel.

Con todo, las ampliaciones tienen contrapartida, si no total, sí parcial, porque Jazztel ingresa caja a razón de 1,8 euros por acción. Además, JPMorgan no tiene por qué vender sus acciones. Puede optar por conservarlas, así que no habría presión vendedora.