El Círculo de Empresarios no espera un acuerdo de calado

Los expertos piden autonomía en los convenios para las pymes

Los expertos reunidos por el Círculo de Empresarios reclaman la intervención del Gobierno en la reforma de la negociación colectiva porque no se fían de la capacidad de los agentes sociales para lograr un acuerdo de calado. Apuestan por dotar de más flexibilidad a las pymes para regular sus relaciones laborales.

Tenemos una gran oportunidad para modificar el marco laboral en todas sus facetas. No debemos desaprovecharla, como ha pasado en las otras reformas". Las palabras del presidente del Círculo de Empresarios, Claudio Boada, reflejan bien el sentimiento expresado ayer en la mesa redonda sobre negociación colectiva organizada por el think tank.

Tanto los ponentes como los asistentes al evento dejaron claras sus bajas expectativas acerca del resultado de las negociaciones entre patronal y sindicatos, que afronta esta semana su fase decisiva y que abordará también el absentismo laboral. El secretario general de CEOE, José María Lacasa, pidió al Gobierno que deje "el tiempo necesario" para que el acuerdo tenga contenido. Con todo, tanto las partes como el Gobierno reiteran en privado que quieren tenerlo cerrado antes de Semana Santa.

Una de las críticas más llamativas de la jornada hizo referencia al proceso mismo en el que se discute la reforma. Juan José Guibelalde, consejero de Campofrío Food Group y socio del Círculo de Empresarios, manifestó sus dudas de que CEOE-Cepyme, CC OO y UGT fueran capaces de alcanzar un acuerdo "de calado".

"El presidente del Gobierno, en tanto que máximo responsable del país, debería ser el cirujano encargado de reformar la estructura de la negociación colectiva", subrayó. El propio Guibelalde hizo autocrítica de los empresarios, que en su opinión han pecado de "dejadez" en lo que a las relaciones laborales se refiere.

La cuestión que presumiblemente quedará pendiente es la falta de autonomía de las pymes en el actual sistema. "Las pymes que así lo quieran no pueden negociar sus propios convenios, sino que deben regirse por los de ámbito provincial. Y la mayoría de las veces no los negocian las empresas, sino las organizaciones empresariales, que poco o nada saben de la situación de los pequeños negocios", indicó Juan Chozas, ex Secretario General de Empleo y socio de KPMG.

Más de 60.000 motivos para evitar los cambios

Para los expertos reunidos por el Círculo de Economía, uno de los aspectos que impedirán que se primen los convenios de empresa frente a los sectoriales provinciales es la falta de interés de las partes en que así sea.

"CEOE ha dicho recientemente que tiene a unas 30.000 personas dedicadas a la asesoría en temas de negociación colectiva", subrayó Juan José Dolado, catedrático de Economía de la Universidad Carlos III. "Si tenemos en cuenta que del lado de los sindicatos debe haber al menos la misma cantidad, tenemos a unas 60.000 personas cuyos sueldos seguramente representen cerca de 1.000 millones", espetó.

Según Dolado, el 38% de los asalariados y el 65% de las empresas se rigen por convenios sectoriales provinciales, el peor modelo posible "desde el punto de vista macroeconómico" para combatir el paro y la inflación.