Los restaurantes se adaptan a las nuevas tecnologías

Tecnología "a la carta"

La tecnología está llegando poco a poco, pero sin pausa, a todos los ámbitos de nuestra vida cotidiana. Todos recordamos cómo nos sorprendimos la primera vez que vimos como un camarero tomaba nota de nuestro pedido con un dispositivo que, dicho sea de paso, mucho tiempo después supimos que se llamaba PDA. Esa había sido la última "revolución" en la relación camarero-comensal desde que se empezó a pagar con tarjeta bancaria. En la actualidad, ya son varios los restaurantes en los que pedir la comida es tan fácil como tocar las opciones en la propia mesa del establecimiento.

La tecnología aplicada a la gastronomía
La tecnología aplicada a la gastronomía

Aunque suene muy novedoso, lo cierto es que ya han pasado seis años desde que un restaurante japonés (¡cómo no!), en 2005, cambió las tradicionales cartas de papel por una especie de Tablet. Además del menú, disponía de imágenes de los platos a degustar y, mediante conexión inalámbrica, tocando las opciones de la pantalla, escoger la comida y encargarla a la cocina.

En España

En la capital podemos encontrar eatperience un establecimiento con mesas interactivas, donde el cliente va a elegir lo que va a tomar en las imágenes proyectadas en la propia mesa, que simula ser un mantel.

En Bilbao, hay el restaurante Etxanobe, que posee una estrella Michelín, ha sustituido la carta de toda la vida por la tableta de Apple, el iPad. Con ella, los clientes van a elegir sus platos, pero también van a poder ver los ingredientes que se utilizan en cada receta e incluso, vídeos en los que se desarrolla la elaboración de los platos paso a paso. Además, los comensales van a poder tuitear su experiencia gastronómica al momento.

En Salamanca, el restaurante Rivas, ubicado en Vega de Tirados, acaba de estrenar una novedosa carta interactiva de vinos y licores. A través de una tableta electrónica del tamaño de un folio y bastante delgada, tiene una pantalla táctil que permite al comensal conocer las características, precios, notas de cata, etc. de las más de 400 referencias que posee la bodega.

En el mundo

En Londres, presumen de haber sido los primeros en abrir un restaurante interactivo. Se llama Inamo y está en pleno Soho londinense. En este establecimiento las mesas son táctiles y permiten a los comensales navegar a través de la carta, visualizar los platos, obtener información de los servicios que ofrece el restaurante, incluso de los del entorno del lugar, facilitando la petición de un taxi para cuando terminemos la velada. El cliente también puede cambiar la decoración de su mesa.

En Alemania, fueron los primeros en tener un restaurante automatizado completamente, concretamente el s' Baggers de la localidad germana de Nuremberg fue pionero. En la sala no hay camareros que tomen nota del pedido o lo lleven a las mesas. Sí podemos encontrar personal que nos atienda y nos dé información sobre la forma de usar el sistema.

En la elección del menú que vamos a degustar podemos conocer desde los ingredientes hasta el modo de elaboración de cada receta. Una vez que hemos encargado la comida, los platos nos llegan desde el techo a través de un sistema de canales que llegan a cada mesa.

Al norte de Buenos Aires, en Argentina, el restaurante El Klik permite elegir, mediante un ordenador, la ubicación de la mesa, la elección del menú y la factura e incluso, hacer sugerencias al chef.