Junta de accionistas de Banco Popular

"El mayor problema para España es que millones de españoles que quieren trabajar no tienen empleo"

Banco Popular defiende su posición en Portugal pese al rescate solicitado ayer por este país. El presidente de la entidad, Ángel Ron, dijo en la junta de accionistas que "el mayor problema para España es que millones de españoles que quieren trabajas no tienen empleo". Y criticó que las cajas que ya habían pedido ayudas públicas vuelven a hacerlo ahora.

Es la cita más importante del año para los bancos. Su junta de accionistas. Y esta es especialmente delicada. El pasado año fue uno de los peores para la banca española, pero las perspectivas para el presente son más negativas, según dejo entrever hoy el presidente de Banco Popular, Ángel Ron, cuya pésima percepción del ejercicio coincide con la de todos los responsables de banca, incluso con el Banco de España.

"El sector financiero español se enfrenta en 2011 a retos muy relevantes", y "sin duda es el entorno más difícil a que nos hemos enfrentado jamás", aseguró Ron ante los accionistas de Banco Popular. "La atonía económica no permite albergar esperanzas sobre una pronta recuperación de la mora, por lo que son de esperar elevadas provisiones. A esto se une un entorno muy exigente, con gran presión competitiva por los depósitos, la crisis de la deuda soberana, un frente regulatorio de gran complejidad y la subida de los tipos de interés", recalcó el banquero.

Ron, que pese a dibujar un entorno económico bastante pesimista para este año presumió de la solvencia de Banco Popular, aprovechó para insistir en la lentitud con la que se está avanzando en la reforma de las cajas. Recordó que el "70% de los activos de las cajas han recibido ayudas públicas", y resaltó en varias ocasiones en que lo "esclarecedor que resulta que las entidades que ahora plantean necesidades adicionales de capital, ya habían acudido a las ayudas públicas en la primera fase". "El proceso de reestructuración de las cajas debe hacerse rápido y hacerse bien, prioritariamente con capital privado y a precios de mercado. De que se haga así dependerá el éxito del proceso. Y necesitamos que el proceso sea un éxito para que repercuta positivamente también sobre la prima de riesgo y sobre el resto del sistema financiero".

El ejecutivo también aprovechó para comparar la situación de los bancos con el de las cajas. "Popular, así como los demás bancos españoles, hemos tenido que soportar esas provisiones en nuestra cuenta de resultados, la mayoría de las cajas que se han acogido a los fondos del FROB ha tenido la ayuda de los fondos públicos para sanear balances. Un desequilibrio que determina que algunos ratios que ayudan a comparar entidades sean, paradójicamente, poco comparables".

Ron considera histórica la oportunidad que se brinda ahora para las entidades financieras fuertes en España por la crisis de las cajas de ahorros. "Ante tanta distracción, que es muy comprensible, surgen oportunidades muy reales de captar negocio y de crecer orgánicamente", dijo ante los accionistas.

El banquero también aseguró que en Popular "estaremos atentos a oportunidades de adquisición". Eso sí, puso condiciones. "No nos interesan oportunidades que pongan en riesgo la solvencia, nuestro modelo de negocio o nuestra rentabilidad en el medio plazo", recalcó.

Ron no se olvido de la actual situación económica de España. Dijo que es "tan urgente como ineludible" seguir por el camino de las reformas en España. Aunque matizó que en el último año el Gobierno ha iniciado "el camino de las reformas", un recorrido que hay que mantener "con decisión".

Incidió en que "el problema más dramático que subyace de esta situación de escaso crecimiento es el desempleo y no se va a crear trabajo si España no crece, y no se creará si no se incentiva, si no se anima y si no se dan alas a las pymes", afirmó. Recordó que el desempleo afecta actualmente a 4,3 millones de personas, la tasa más alta en 15 años, algo que afirmó "es un reflejo fiel de la falta de expectativas, de la pérdida de confianza". Y añadió que el "mayor problema para España es que millones de españoles que quieren trabajar no tienen empleo".

"Seguiremos en Portugal"

Ángel Ron afirmó que pese a que Portugal ha pedido su rescate, Popular mantiene su "vocación" de continuar en el país en el que tiene una filial con 1.343 empleados y 237 oficinas. Los activos del banco en Portugal ascienden a 8.431 millones de euros, lo que supone el 6,5% sobre el total del total de sus activos. De ellos, 6.000 millones corresponden a crédito a pymes y a las familias.

Dividendo

En la junta ocho accionistas decidieron intervenir en el turno de ruegos y preguntas. La política de dividendo que seguirá el grupo fue una de las más repetidas. Ron contesto que mantendrá la estrategia seguida hasta ahora, mantener el pay-out (porcentaje del beneficio destinado a dividendo). Además, se aprobó un nuevo sistema de incentivos para el presidente, el secretario de la entidad, Francisco Aparicio, y los miembros de la alta dirección con acciones. Los accionistas de la entidad también aprobaron por mayoría poder elegir si cobrar en acciones o en efectivo el pago del dividendo.

El objetivo de este programa es que los accionistas puedan beneficiarse de la fiscalidad de las acciones liberadas.

El nuevo sistema de incentivos para la alta dirección se centra en un programa de acciones que estará vinculado a la consecución de objetivos. Los objetivos para 2011 estarán unidos al capital del banco, la liquidez, la morosidad, el margen con clientes, el margen de explotación y el beneficio de la entidad.