Mantiene un avance del PIB del 1,3% este año gracias al sector exterior

Salgado revisa sus previsiones y augura más paro y menos consumo hasta 2013

El Gobierno modificó ayer al alza su previsiones de desempleo hasta 2013. Augura que la tasa de paro cerrará este año en el 19,8% de media, cinco décimas por encima de su estimación anterior. Sin embargo, el Ejecutivo asegura que ello no impedirá que la economía, tal y como estaba previsto, crezca un 1,3% este año. Un aumento que el ejecutivo confía en que proceda del sector exterior, ya que revisó a la baja la demanda nacional.

La vicepresidenta Elena Salgado, junto al secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa.
La vicepresidenta Elena Salgado, junto al secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa.

La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, presentó ayer su informe de posición cíclica de la economía español, un documenta que servirá de base para elaborar el programa de Estabilidad que el Gobierno enviará a Bruselas a finales de este mes. La principal novedad es la variación al alza de la tasa media de paro para este año, que alcanzará el 19,8% e irá bajando progresivamente hasta situarse en el 16% en 2014, un nivel todavía muy alto.

A pesar de ello, el Gobierno confía en cumplir el escenario previsto en los Presupuestos de este año y prevé que la economía crecerá un 1,3%. Esto sí, ha modificado el camino para alcanzar esa cifra. El consumo será menor al previsto y la demanda nacional crecerá un 0% en lugar del 0,4% estimado anteriormente. Curiosamente, estas cuatro décimas, coinciden con el aumento del saldo exterior, que subirá un 1,3% frente al 0,9% previsto. Es decir, el Gobierno confía que el sector exterior salve a la economía.

La vicepresidenta aseguró que el previsible incremento de tipos que hoy decidirá el BCE y el aumento exponencial del crudo no afectarán al crecimiento de este año. Aunque sí que tendrán efecto en los próximos dos ejercicios. Así, en 2012, el Ejecutivo estima que la economía crecerá 2,3%, dos décimas menos de lo previsto y, en 2013, el PIB crecerá un 2,4% en lugar del 2,7% que el Ejecutivo estableció en el anterior plan de estabilidad. Salgado advirtió que el cuadro macro que presentó condicionará los presupuestos generales de 2012 y servirá para fijar el techo de gasto. Ello significa que tanto la Administración central como las comunidades autónomas deberán realizar un esfuerzo mayor en la contención del gasto para contrarrestar el menor crecimiento del PIB.

Sin cambios en el objetivo de déficit

En cualquier caso, el Gobierno reafirmó que la senda de consolidación fiscal, que prevé reducir el déficit del 9,2% del PIB este año, al 6% en 2011 y al 3% en 2012 es irrenunciable. Sus palabras iban dirigidas a Cataluña, que denuncia la imposibilidad de rebajar sus números rojos en la proporción que exige Hacienda. En este sentido, Salgado apuntó que la eliminación del impuesto sobre sociedades anunciada por la Generalitat no supone una medida más adecuada en este momento.

El Gobierno negocia con la mayoría de comunidades planes de saneamiento fiscal, que deben incluir medidas de ajuste adicionales para cumplir el objetivo de estabilidad.

Presume ante Ordóñez

Las continuas críticas que el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, lanza contra el Gobierno no sientan nada bien en el seno del Ministerio de Economía. Elena Salgado aprovechó el acto de ayer para recordar que las previsiones del Ejecutivo de 2010, cuando la economía cayó un 0,1%, se acercaron mucho más a la realidad que las estimaciones del Banco de España. Economía vaticinó que la economía caería un 0,3% y el supervisor auguraba un retroceso del 1%. Salgado espera que este precedente sirva para que los mercados confíen en las previsiones del Gobierno.