Recuperación consolidada en 2012

Campa cree que un crecimiento del 1,3 % no generará empleo estable

El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, admite que una tasa de crecimiento del 1,3 % del PIB, prevista para este año por el Gobierno, "no será suficiente para un crecimiento de empleo sustancial"

José Manuel Campa
José Manuel Campa

En el discurso de apertura del XVIII Encuentro del Sector Financiero, ha augurado que la etapa de recuperación que permita alcanzar los objetivos de incremento anual estable "empezará a consolidarse en 2012 ó 2013", una vez vaya finalizado el ajuste del sector de la construcción.

El secretario de Estado ha recordado que la situación del paro en España "es problemática y preocupante", y ha señalado que "en el corto plazo no vamos a observar grandes creaciones de empleo".

Para atajar esta situación, debe reformarse la negociación colectiva para dotarla de una "mayor flexibilidad", dado que el entorno "es muy distinto" al anterior a la entrada en vigor del euro, cuando la inflación podía ser tan alta que era necesario vincularla al crecimiento de los salarios, ha recalcado Campa.

Otro de los principales objetivos para el Gobierno es la consolidación fiscal para garantizar la estabilidad de las cuentas públicas en el corto plazo, y hacerlas sostenibles en el medio plazo, ha explicado.

Reasignar el crédito a áreas generadoras de actividad

El secretario de Estado estima que "es fundamental" la reasignación del crédito desde sectores como el de la construcción, a otros que sean generadores de actividad. Ha admitido que aunque "es cierto que no habido crecimiento del crédito en los últimos meses", "es importante" que haya una reasignación de éste a sectores "más importantes". "El buen funcionamiento de las entidades financieras también es fundamental para realizar esta reasignación", ha añadido.

Sobre la reestructuración del sistema financiero, campa ha asegurado que el proceso "ha sido muy positivo", pero ha indicado que "cuanto más rápido y más claro se desarrolle, mejor".

Campa también ha dicho estar convencido de que en las pruebas de solvencia que se llevarán a cabo en julio a nivel europeo se demostrará "ese esfuerzo de transparencia, de eficiencia y profesionalidad que se está haciendo hasta ahora", y como resultado, habrá "un sistema que generará más credibilidad y será capaz de proporcionar la financiación adecuada para la economía".