Demandas

Las cajas también piden al Banco de España blindajes para salir a Bolsa

Las cajas se suman a la petición de la banca para que el Banco de España cree blindajes que compensen la compra de entidades en dificultad. Dicen que les facilitaría sus fusiones y salidas a Bolsa.

Una de las principales reclamaciones que ha realizado la banca al Gobierno y al Banco de España para quedarse con la Caja del Mediterráneo (CAM) o con otra entidad, si llegase el caso, es que se cree un esquema de protección de activos (EPA) que cubra la morosidad que pueda aflorar en un futuro en la entidad de ahorro. Funcionaría como un aval del Estado que garantizaría una parte de las segundas pérdidas que puedan aparecer en la entidad con problemas.

El Banco de España es contrario a crear un precedente y admitir las compras con EPA. En el Gobierno parece que existe una mayor predisposición a abrir la mano y aprobar este blindaje. La negativa del supervisor está provocando que el posible interés por adquirir CAM se enfríe. Pero, como afirma un ejecutivo de una importante entidad financiera: "¿Cómo íbamos a justificar esta inversión ante nuestros accionistas?. ¿Cómo podemos adquirir una caja en la que no se sabe con exactitud que podemos encontrar en un futuro. ¿Cómo podemos proponer eso a nuestros inversores?".

El Banco de España, mientras, entiende que no puede ceder (por ahora). Las cajas, de hecho, ya han comenzado a pedir también estos blindajes para sus operaciones de fusión y para los bancos que están creando y que serán los vehículos para salir a Bolsa.

La primera caja en pedir un sistema de protección de activos fue Novacaixagalicia. La entidad gallega, de hecho, tiene la esperanza de que al final contará con este blindaje. Con esta fórmula Novacaixagalicia intenta atraer inversores privados que amortigüen en cierto modo su petición al FROB.

Pero a ella se han sumado otras cajas que están en proceso de fusión o de salida a Bolsa. Todas están dispuestas a contar con un aval del Estado para atraer inversores a sus proyectos de cotización o para cubrirse frente a morosidad inesperada en sus uniones. Las entidades financieras consideran que contar con un sistema de protección de activos, además de dar confianza a los inversores, supone un cierto ahorro para el Estado. Aseguran que con ello se necesitará menos dinero público del FROB al recaudar más fondos privados ya que el riesgo en la inversión es menor para ellos.

Nomura y el Banco de España siguen buscando un comprador para CAM ante su nacionalización. Las prisas para rescatar a la entidad alicantina se mantienen, pero tras la decisión del viernes ddel consejo de la caja de acudir al FROB para pedir 2.800 millones de euros y crear un banco para dar entrada al fondo público, han aminorado las urgencias unos días. La entidad que preside Modesto Crespo espera sumar a su proyecto "otros posibles partícipes".