Buen gobierno

Fundación Orange activa un cine accesible para personas ciegas y sordas

Que la sensación única de asistir en una sala a la magia del cine no sea un terreno vedado para las personas con discapacidad visual y auditiva. Esta es la intención de la Fundación Orange con su proyecto de cine accesible.

En colaboración con la empresa Navarra de Cine, la fundación realiza proyecciones de películas que cuentan con un subtitulado digital que se realiza sobre un espacio de cinco metros de largo por medio metro de ancho colocado bajo la pantalla de proyección, para no entorpecer la visión de la imagen. Los subtítulos, en castellano, siguen un código de colores, utilizado para las personas sordas. Así, se facilita la identificación de los diálogos de cada personaje principal con un color diferente.

Al mismo tiempo, las personas con discapacidad visual disponen de auriculares personales, con volumen ajustable, donde se sigue la descripción de las situaciones y las reacciones de los personajes, para contextualizar y comprender mejor los diálogos y sonidos originales.

Manuel Gimeno, director general de la Fundación Orange, declara que la institución colabora en este proyecto desde 2007. "La idea es conseguir una actividad de ocio integradora y que las personas con esta discapacidad puedan ir la cine como los demás". Gimeno habla de experiencias como las de una mujer ciega de Zaragoza que a los 65 años disfrutó de ir por primera vez al cine o la de un niño de 7 años que acudía también por primera vez.

Hasta la fecha se han realizado más de 100 sesiones donde han asistido unas 16.000 personas. En total, unas ocho proyecciones al año en distintas comunidades autónomas. Las películas elegidas son de estreno, fundamentalmente españolas. Además, la fundación colabora en el lanzamiento de DVD de largometrajes adaptados.