Prevé más operaciones corporativas

Schroders detecta oportunidades en los países periféricos de la UE

La crisis de deuda soberana en los países periféricos se prolongará en el tiempo. La volatilidad será la norma, pero las cotizadas presentan balances saludables y la previsión es de crecimiento. Schroders apuesta por el mercado de renta variable europea.

"2010 fue el año de la renta fija y los mercados emergentes, pero este año vuelve la renta variable europea". Esta es la opinión Carla Bergareche, directora general de la gestora de fondos Schroders para España y Portugal. El beneficio por acción ha recuperado la senda del crecimiento tras el descalabro financiero de 2007 y 2008.

En un acto con el Jefe de operaciones de renta variable de Schroders, Chirs Taylor, la gestora ha presentado sus análisis al respecto. La tendencia del beneficio por acción en los últimos 30 años en el MSCI arroja un positivo 5,9%. Aunque en 2011 se sitúa un 25% por debajo de la media, se aprecia una recuperación considerable a partir del año pasado. "Los niveles de flujo de caja también son buenos, y esto provocará más operaciones de M&A, (adquisiciones y fusiones) que a su vez ayudarán a conseguir más flujo de caja", ha explicado Taylor.

Las perspectivas de la gestora británica son esperanzadoras para las cotizadas europeas, pero también reconocen que existen incertidumbres. Sobre todo tres: La catástrofe en Japón, la crisis en Libia y los problemas de deuda soberana en los países periféricos. De la crisis nuclear japonesa resaltan las consecuencias negativas que puede generar en las aseguradoras. En cuanto a Libia y las revueltas populares del norte de África, prevén que el precio del crudo acabará estabilizándose, pese a la fuerte demanda de las economías emergentes. Sobre el riesgo país de los periféricos destaca que se puede complicar a lo largo del año y que "hay que aprender a vivir con esta incertidumbre". Taylor es complaciente con España. Incide en la tónica generalizada de los analistas en las últimas semanas: el mercado está premiando los esfuerzos reformistas del Gobierno.

Por sectores, y de acuerdo a los valores que maneja la gestora en su cartera europea, sobresalen las entidades financieras. Taylor considera que su cotización se verá beneficiada a medida que mejore la situación económica mundial, pero habrá que ser muy cauteloso con las cuestiones de transparencia y las reestructuraciones, que pueden mermar su valor. También recomienda los títulos de empresas de consumo no cíclico o de infraestructura, que sortearán mejor los riesgos de inflación que sobrevuelan el mercado europeo. En cuanto al sector de las telecomunicaciones, sostiene que los operadores han perdido capacidad para imponer precios y su atractivo es menor. Pero subraya que operaciones como el acuerdo entre Deutsche Telekom para vender T-Mobile USA a AT&T benefician al sector.