Se reparte entre créditos, intercambios comerciales y deuda pública

La exposición española al país vecino alcanza los 105.000 millones

España se juega en el envite que libra Portugal más de 105.000 millones de euros. De ellos, 77.000 son préstamos bancarios al sector público y privado, 25.000 son intercambios comerciales y 3.200 la deuda soberana en manos de entidades financieras.

España se juega mucho en la crisis portuguesa. La proximidad geográfica ha forjado unas relaciones comerciales muy estrechas. De hecho, los intercambios comerciales entre ambas naciones se elevaron a a 25.000 millones de euros en 2010, convirtiendo a Portugal en el tercer mayor comprador de bienes españoles, con un 8,9% del total, tan solo por detrás de Francia y Alemania.

A esa cifra hay que sumarle el número de créditos comprometidos por las entidades financieras españolas en el país luso, que se elevan a 76.367 millones de euros a septiembre de 2010, según los últimos datos del Banco Internacional de Pagos. De este modo, las entidades españolas son las principales acreedoras del sector público y privada luso, ya que uno de cada tres euros de los préstamos proceden de entidades españolas. A mucha distancia aparecen Alemania y Francia, con 34.105 y 32.065 millones, respectivamente. Además hay que añadir el volumen de deuda soberana en manos de los principales bancos españoles, que cuentan con una cifra de 3.200 millones en el tercer trimestre de 2010. Este nivel ha descendido en casi 1.000 millones en solo tres meses, lo que muestra la estrategia conservadora de las entidades ante la fuerte presión a la que ha sido sometida la deuda portuguesa desde que la Unión Europea optó por rescatar Grecia o Irlanda. La que mayor volumen de deuda tiene es el Banco Santander (2.400 millones), seguido por Banco Popular (600), Sabadell (100), BBVA (58) y Pastor (50). Desde la entidad presidida por Emilio Botín, presente en Portugal a través de Santander Totta, se asegura que esos datos no representan un motivo de preocupación, ya que la deuda está al corriente de pago y el peso de Portugal sobre el beneficio es pequeño.

De esta manera, la suma de los préstamos, los intercambios comerciales y la deuda soberana en manos de la gran banca arroja un resultado global de 90.000 millones de euros, lo que supone un 9% del PIB español. Pese al elevado nivel de exposición, los expertos descartaron ayer que los problemas de Portugal se trasladen a España, como sucedió con Grecia e Irlanda. El profesor del Departamento de Control y Dirección Financiera de Esade, Jordi Fabregat, remarcó ayer que el más que previsible rescate a Portugal no afectará a España en este momento. "La economía española ha mejorado respecto a la de los otros tres países periféricos de la zona euro, Portugal, Grecia e Irlanda". El economista jefe de Intermoney, José Carlos Díez, aseguró que la crisis de Portugal "pilla a España con los graneros llenos de liquidez", tras captar 20.000 millones en el último mes entre el sector privado y el público.

Luces y sombras de la economía portuguesa

Ajustes. El plan de recorte del gasto que ha provocado la salida del primer ministro Sócrates preveía una rebaja adicional del 0,8% del PIB en 2011, del 2,5% en 2012 y del 1,2% en 2013 a través de rebajas en el gasto y subidas impositivas sobre el consumo. En 2010, Portugal ya elevó dos veces el tipo general del IVA hasta situarlo en el 23% (5 puntos más que en España), congeló las pensiones y recortó los salarios públicos.

Desempleo. La tasa de paro en Portugal apenas llega al 10%, la mitad que en España. A juicio de Santiago Simón, profesor de Esade, esta cifra es subjetiva y muy engañosa por el elevado nivel de la economía sumergida. Un estudio del Observatorio de Economía y Gestión del Fraude de la Universidad de Oporto estima que esta representa un 25% del PIB, lo que supone un volumen de unos 40.000 millones de euros.

Deuda. La deuda pública de Portugal superará el 82% del PIB en 2010, según las previsiones del Ejecutivo, lo que supone 22 puntos más que el nivel registrado por España en ese mismo ejercicio. Al igual que la economía española, el mayor nivel de endeudamiento corresponde al sector privado, que en el caso portugués llega al 120% del PIB, debido al fuerte apalancamiento de las familias en vivienda. La deuda global dobla el PIB luso.

PIB. El Ejecutivo luso prevé que el PIB caerá un 0,9% este año como consecuencia de los fuertes ajustes de gasto y la atonía de la demanda interna. Un informe de UBS considera optimista esta previsión y prevé que tendrá que ser revisada a la baja porque la economía lusa se verá atrapado en la trampa de la deuda. "La contracción económica y la deflación van a tirar arriba de la deuda pública, pese a los fuertes ajustes", dice.

Déficit. La investigación de Eurostat ha levantado las sospechas sobre la veracidad de las cuentas públicas. Según el Ejecutivo, el déficit bajó del 7% en 2010, cuando el límite comprometido con Bruselas fue del 7,3% del PIB. El ministro de Finanzas, Fernando Teixeira dos Santos, reconoció el miércoles que no se habían contabilizado las pérdidas de un banco nacionalizado y de dos empresas públicas, lo que podría llevar a una revisión al alza.