Posee un tercio del total de la deuda

La banca española, la más expuesta a Portugal

Tras la dimisión del primer ministro de portugués, el rescate financiero al país luso empieza a darse por hecho. Esta situación afectaría en gran medida a las entidades españolas, líderes en la exposición a la deuda del estado vecino.

Portugal puede convertirse en breve en el tercer país de la UE en ser rescatado. El presidente José Sócrates presentó ayer su dimisión tras el rechazo del parlamento al plan de austeridad de su Gobierno y ha metido al país en una crisis política que se suma a la económica. Todo esto con una prima de riesgo desbocada que ya toca el 7,7%, nivel que hace tiempo rebasó el 7% que los analistas fijan como límite antes de solicitar la ayuda del fondo de reestructuración de la UE. En el caso de que esta situación se concrete, serían las entidades españolas las más afectadas.

El sector financiero español cuenta con un 33,7% del total de la deuda portuguesa, un importe que asciende hasta los 76,3 millones de euros de un total de 226,3. Un impacto que es especialmente elevado en la exposición al sector privado que rebasa los 50 millones de euros, casi multiplicando por 3,5 veces la cifra del siguiente de la lista que es Gran Bretaña con 16,5 millones. Cabe destacar que este tipo de crédito es menos susceptible a sufrir reestructuraciones.

Mientras tanto en lo que se refiere a la siempre polémica deuda pública el montante que tienen en su balance los bancos españoles es más discreto, unos 6.800 millones de euros que aunque le sitúan en el primer puesto no le dejan muy lejos de la llamada locomotora europea. La robusta Alemania posee casi 6.000 millones.

Todas estas cifras registradas, facilitadas por el Banco Internacional de Pagos (BIS), son relativas al cierre del tercer trimestre de 2010. Estos datos no detallan la exposición por entidad, aunque esta fue relevada por Cinco Días a junio del ejercicio anterior. En esa clasificación se situaba el Santander con la medalla de oro, al poseer unos 3.200 millones a través de su filial portuguesa Totta. Por detrás se situaban Popular con 600 millones y Sabadell con 100.

Ante la cada vez más preocupante situación del país luso, algunos bancos han salido para publicitar sus cifras en el país vecino. Ejemplo de esta situación es el BBVA que ha comunicado que únicamente cuenta con 58 millones de euros en bonos lusos o Popular que ha confirmado los 600 millones que ya eran conocidos.