Abonar los gastos acercando la tarjeta al datáfono

La Caixa y Visa implantarán en Baleares la tarjeta de pago 'sin contacto'

La Caixa y Visa implantarán en Baleares a partir de mayo el nuevo sistema de pago con tarjeta 'sin contacto' (contactless), una forma rápida para abonar la cuenta en restaurantes, bares, comercios y medios de transporte.

Con esta tarjeta, los usuarios pueden abonar sus gastos acercándola simplemente al datáfono instalado en el establecimiento comercial, como hacen ya miles de ciudadanos de Palma que usan las tarjetas ciudadanas cuando pagan el autobús.

Las tarjetas "sin contacto" disponen de un chip que al acercarse al datáfono pone en contacto el terminal y se produce el abono instantáneo, lo que no requiere la manipulación de la tarjeta por parte de nadie salvo su titular.

Según "La Caixa", este sistema resulta especialmente útil para los pagos pequeños como la compra de un billete de autobús o un periódico del kiosco y aporta "comodidad, rapidez y seguridad" en establecimientos con gran afluencia de público, con lo que se evitan grandes esperas para abonar la cuenta.

En compras superiores a veinte euros, el cliente tendrá que teclear su PIN para validar la operación.

Este sistema ya se probó con éxito en 2010 en la localidad de Sitges (Barcelona) y se ha instado de forma experimental en algunas ciudades, aunque es ahora cuando el proyecto se extiende a una región entera, como es Baleares.

En abril la caja catalana instalará en unos 5.000 comercios y restaurantes de Baleares los datáfonos y en mayo realizará el envío de tarjetas "sin contacto" a 130.000 usuarios de Visa de "La Caixa" en el archipiélago, que la realizarán sin coste alguno.

La Caixa ha firmado un acuerdo con la EMT (Empresa Municipal de Transporte) de Palma para integrar en las tarjetas de la caja los títulos de transporte público. La alcaldesa de Palma, Aina Calvo, acudió hoy a la presentación del nuevo sistema de pago.

Los clientes de la tarjeta "sin contacto" podrán hacer uso de ella en otros lugares del mundo donde ya funcionan, como en Nueva York, donde mucho usuarios pagan los taxis con este método.