Tiene alrededor de 300 trabajadores

La juez declara el concurso de acreedores de Carcesa

El Juzgado de lo Mercantil número 1 de Badajoz ha declarado el concurso de acreedores de Carnes y Conservas Españolas (Carcesa), empresa propiedad de la familia Ruiz-Mateos y fabricante de marcas como Apis y Fruco, informaron fuentes jurídicas.

La juez Esther Sara Vila ha admitido a trámite la solicitud de suspensión de pagos presentada por Nueva Rumasa el jueves 17 de marzo para Carcesa, segunda empresa del grupo que inicia el procedimiento concursal, tras la firma de postres Dhul.

Carcesa, sociedad adquirida por la familia Ruiz-Mateos a la multinacional Kraft en 2008, fue la primera empresa del grupo en lanzar pagarés corporativos en febrero de 2009, con una rentabilidad del 8% anual.

Con fábricas en Mérida, Don Benito y Montijo, en la provincia de Badajoz, la empresa tiene una plantilla de alrededor de 300 trabajadores.