Alcanzó una facturación de 483 millones

ITP obtuvo un beneficio de 42,5 millones en 2010, un 2% más

Industria de Turbo Propulsores (ITP) cerró el año pasado con nota dentro del sector aeronáutica. El fabricante vasco de turbinas para motores de aviación obtuvo en 2010 un beneficio consolidado de 42,5 millones de euros, un 2% más que en 2009, con unas ventas de 483 millones.

Su director general, Ignacio Mataix ha asegurado esta mañana que a pesar del recorte presupuestario de los programas institucionales y el retraso de los grandes programas aeronáuticos en los que participa la compañía controlada por Sener y la británica Rolls Royce "ha cumplido el presupuesto".

El despegue de su facturación se producirá a partir de 2012 cuando empiecen a adquirir velocidad de crucero los grandes proyectos como los aviones A380, la aeronave militar A400M, ambos de Airbus y el Boeing 787. Todos estos aparatos, junto con el A350 que lo portará en exclusiva, pueden llevar motores de Rolls a los que ITP suministra, entre otras piezas, la turbina de baja presión. La marca que se ha propuesto la firma vizcaína es que en 2015, año en el que finaliza su plan estratégico 2011-2015, el 50% de los motores de los aviones de doble pasillo estén equipados con sus turbinas de baja presión. En cinco años prevé invertir 500 millones para conseguir este objetivo.

La estrategia de ITP es ganar mercado en los aviones regionales y de ejecutivos, en los de doble pasillo y aprovechar las oportunidades que se puedan producir si se ponen en marcha programas de nuevos aviones de pasillo único, un segmento en el que por el momento no participa. También confía en las expectativas de ventas del A400M. Esta política, según ha declarado Ignacio Mataix, le permitirá cerrar 2015 duplicando sus ventas actuales y alcanzar los 1.000 millones.

Terremoto de Japón

Ignacio Mataix ha afirmado respecto del terremoto que ha asolado parte de Japón, que todavía se desconoce el efecto sobre ITP. En el país oriental adquiere una pequeña parte de los suministros necesarios para fabricar sus turbinas. "Estamos evaluando su efecto y si puede afectar a alguna de nuestras fábricas", ha señalado Mataix. Sin embargo ha asegurado que la compañía tiene, de momento, almacén para afrontar esta situación". "Veremos si se pueden producir retrasos y cómo recuperarlos", ha sentenciado. La planta de Ajalvir ha empezado a sentir ya los primeros síntomas de esta situación.

ITP, con sede social en Zamudio (Vizcaya) cuenta con 17 centros productivos en España, Gran Bretaña, Malta, Estados Unidos y México y una plantilla de 2.650 trabajadores. En su capital participan Sener Aeronáutica (53,125%) y Rolls Royce (46,875%).