Barcelona y Valencia pagan 17 y 30 millones

Albergar un gran premio de Formula 1, un capricho caro

Albergar un gran premio puede dar notoriedad a una ciudad por los más de 500 millones de espectadores que atrae, o incrementar el beneficio para los comerciantes gracias al incremento del turismo. Sin embargo, no es una apuesta barata. Valencia y los estados árabes pueden dar cuenta de ello.

Agujero negro.
Agujero negro.

Las cifras a la hora de hablar de la Formula 1 rara vez tienen menos de cinco ceros. El auge de la Formula 1 en casi todos los mercados (EE UU sigue siendo la principal excepción) ha encarecido el canon exigido por el patrón, Bernie Ecclestone. Y a esto hay que añadirle la construcción de circuitos, que han de cumplir unos estándares para los equipos participantes y unas las estrictas medidas de seguridad requeridas.

Cuanto más añeja es una carrera, más barato sale el fee cobrado por la administración de la Formula 1. El que menos paga es gran premio de Mónaco, que abona la astronómica cifra de cero euros, en consideración a la tradición que supone. El del principado es uno de los eventos más antiguos de la automoción, y, quizás, el más prestigioso, por lo que el circo no puede permitirse perder esta cita. El evento data de 1929, y es en la actualidad el único circuito es el único del calendario de la Fórmula 1 que no supera los 305 kilómetros de distancia.

El otro gran premio al que le sale barato la cuota de participación es el de Monza. Esta carrera es incluso más antigua que la de Montecarlo, ya que se remonta a 1921, 30 años antes de que se fundase la Formula 1. La organzación apenas paga un millón de euros anuales.

Montmeló se sitúa en una zona intermedia. La dirección del gran premio de España tiene que abonar 13 millones anuales a Bernie Ecclestone, cantidad que se irá incrementando de manera progresiva hasta casi doblarse en 2016. El recién elegido presidente de la Generalitat, Artur Mas, advirtió que el evento solo tiene garantizado un año más. "Sabemos que este tipo de carreras son deficitarias, que las entradas no cubren de ninguna manera el coste de estas carreras, sobretodo de la F1. Y las dificultades no se tienen que esconder", aseguró. "Intentaremos encontrar soluciones. Este año el Gran Premio se disputará. Espero que el año que viene, también".

Claro que su tasa es barata en comparación con los 30 millones anuales que tiene que pagar en la actualidad la organización en Valencia, según fuentes del mercado. El acuerdo auspiciado por el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, ha resultado una ruina para Valmor Sports, la empresa formada por por Bancaja, junto a Jorge Martínez Aspar y Fernando Roig. La empresa perdió 12,5 millones en 2009 (los últimos datos disponibles), lo que ha llevado al Gobierno regional a asumir el coste del canon.

La cúspide la ocupan las nuevas carreras, como la de Singapur y Bahréin. A la riqueza en la que nadan estos estados no parece importarle el coste que asumieron a la hora de costear los modernísimos circuitos creados por Hermann Tilke el canon, que ronda los 50 millones.