Reparte el sobrante de beneficios de 2010

Telefónica se asegura un dividendo mínimo de Telesp de 600 millones este año

Todo está por hacer. El año casi no ha empezado y no están publicados ni los primeros resultados trimestrales. Pero Telefónica ya sabe que, pase lo que pase, recibirá un dividendo mínimo de 600 millones de euros de su filial brasileña Telesp.

Telesp es la joya de la corona de Telefónica en Latinoamérica; la filial que durante años ha sido la principal generadora de dividendos para su matriz al otro lado del Atlántico. La responsable del negocio de telefonía fija y banda ancha de Sao Paulo, el estado más poblado de Brasil, es una máquina de hacer caja y solo ha sufrido un bache en su evolución. Fue en 2009, cuando la falta de inversión en la red de banda ancha provocó serios problemas en el servicio y una caía en los resultados de ese ejercicio .

Al margen de eso, los dividendos han llegado de forma constante desde esta filial. Y ahora lo hacen por anticipado. Telesp ya repartió el año pasado una cantidad elevada de beneficios a sus accionistas. Telefónica, en concreto, se embolsó unos 808 millones de euros por su participación del 88% por los cinco abonos que se materializaron en 2010 .

Pero resulta que Telesp se ha quedado corta. Después de echar cuentas, la filial brasileña de Telefónica ha detectado que le quedan 1.610 millones de reales de beneficios generados en 2010 que no ha repartido. Y tiene toda la intención de hacerlo, así que ha convocado junta para aprobar el reparto, que se realizará a lo largo de 2011.

TELEFÓNICA 3,76 1,36%

Esta cantidad equivale en euros a algo más de 680 millones y la mayoría irán a parar a las arcas de Telefónica, que se llevará unos 600 millones de euros.

Y esa cifra es un suelo, un mínimo garantizado, porque todavía quedan los beneficios que vaya a generar Telesp en 2011 y que incrementarán sin duda esta cifra, porque parte se pagarán este mismo año.

A ellos se unirán también los dividendos que procedan de Vivo, el líder brasileño del móvil, en el que Telefónica acaba de duplicar su participación. Todavía no está a la altura de Telesp, pero con la proyección que lleva no tardará en superar a su hermana de grupo. Vivo anunció hace pocas semanas que este año repartirá en dividendos una cifra superior a su beneficio de 2010 y que a Telefónica le tocarán 600 millones.