Desplegará en Málaga tres anillos de 80 km

Adif crea un circuito para ensayar con trenes a 500 kilómetros por hora

Adif invertirá 400 millones en construir en la provincia de Málaga el primer circuito de pruebas para trenes a velocidades superiores a 500 km/h. Hay nueve en el mundo pero limitados a 270 km/h. El proyecto, financiado por la UE y la iniciativa privada, tendrá tres anillos de 80 km, que se complementan con el Centro de Tecnologías Ferroviarias que Adif tiene en la capital andaluza.

Adif crea un circuito para ensayar con trenes a 500 kilómetros por hora
Adif crea un circuito para ensayar con trenes a 500 kilómetros por hora

La empresa pública propietaria de la red ferroviaria nacional, Adif, da un paso adelante para consolidar a la industria de trenes española entre los primeros espadas del I+D de alta velocidad y como una referencia en el mundo.

Aprovechando la disponibilidad de fondos tecnológicos de la Unión Europea, y la prioridad que Andalucía tiene para su utilización, ha puesto en marcha la construcción de una macro instalación en las proximidades de la localidad de Bobadilla en la provincia de Málaga. Se trata de un circuito de pruebas que permitirá ensayar y resolver la amplia serie de problemas que plantea la circulación de trenes ultra rápidos a velocidades por encima de los 500 kilómetros por hora: desde la nueva generación de desvíos, hasta la reducción de ruido, pasando por el gran reto del levantamiento del balasto y la introducción de la vía en placa.

El proyecto constará de tres anillos ferroviarios en los que se podrán hacer toda suerte de ensayos, homologaciones, puestas a punto, con equipos, tanto de material rodante, como de vía, en circulación real, pero sin afectar ni verse afectado por la circulación comercial. El anillo mayor, o principal, de 55 kilómetros de largo estará conectado con la estación de Bobadilla y pasará cerca de Antequera. Sus vías se construirán en ancho internacional y se utilizará para pruebas de trenes y equipos hasta 520 kilómetros por hora. De los otros nueve circuitos de prueba similar que existen en el mundo, el más rápido es para circulaciones a 270 kilómetros por hora.

El segundo anillo tendrá 20 kilómetros de longitud y permitirá pruebas para trenes con ancho internacional y español a velocidades de 220 kilómetros por hora. El tercer anillo de 5 kilómetros estará especialmente destinado a ferrocarriles para el transporte urbano. Sus vías estarán construidas con ancho UIC, español y métrico.

El proyecto se encuentra en este momento en fase de tramitación de las alegaciones al impacto ambiental. Su plazo de construcción será de 39 meses y debe estar finalizado en 2015

La instalación se va a hacer realidad como consecuencia de un pacto entre Adif y la Junta de Andalucía. Precisamente es la Junta quien aporta los 344 millones de euros que le corresponden del fondo tecnológico de la Unión Europea aprobados en 2007. A ellos se suma una aportación de empresas privadas por importe de otros 60 millones.

A parte de las razones relacionadas con la financiación del proyecto, su ubicación en Málaga, en el entorno de un enclave de gran tradición ferroviaria como es la localidad de Bobadilla, se ha elegido porque por tal punto pasan la línea de alta velocidad de Córdoba a Málaga y la convencional de Bobadilla a Granada. Ello permitirá acceder al circuito a cualquier tren por sus propios medios. Además está unos 50 kilómetros del puerto de Málaga, lo que facilita el traslado del equipamiento que se quiera testar, y también del Centro de Tecnologías Ferroviarias de Adif, lo que permitirá completar en sus laboratorios toda suerte de ensayos.

Respaldo de 36 empresas privadas

El proyecto de la construcción de los anillos ferroviarios de pruebas es una pieza de infraestructura de I+D que es inseparable del Centro de Tecnologías Ferroviarias que el propio Adif ha creado y ya gestiona en el Parque Tecnológico de Andalucía, a 13 kilómetros del centro de Málaga.

Se trata de un moderno edificio de 3.000 metros cuadrados en el que la empresa que preside Antonio González Marín ha montado diferentes espacios adaptados para que en ellos pueda llevarse adelante cualquier actividad relacionada con el I+D ferroviario.

Antonio Berrios, director de gestión de red y de innovación de Adif, asegura que "el centro está especializado en aquellos aspectos de la tecnología ferroviaria en los que España es una potencia: las tecnologías de la información aplicadas al tren", y especialmente en los sistemas de señalización y de comunicaciones ERTMS y GSMR.

En los espacios técnicos se ha creado un laboratorio de análisis y otro que simula los equipos tecnológicos asociados al entorno de una estación.

En la zona que cede a empresas externas, tienen espacios las principales firmas del sector privado con los que Adif ha firmado alianzas: Indra , Alstom, Acciona, Sener, MP, Azvi, Deimos y Tria.

Estas firmas son una muestra del apoyo que el sector, en un número de 36 empresas, han prestado a la iniciativa tecnológica de Adif en Málaga que puede traducirse en la creación de 10.000 puestos de trabajo.

Retos

Trenes tan rápidos como aviones

-Problemas: cuando el tren supera los 300 km/h se suscitan disfunciones que hay que resolver.

-Balasto levantado: el mayor es el levantamiento del balasto (piedras que sujetan la vía). Se plantea su sustitución por vías en placa fija.

-Viento lateral: los trenes veloces deben frenar si el viento les azota de lado.

-Vibraciones: hay que desarrollar infraestructuras elásticas para absolver este efecto indeseado.