No descarta más medidas de ajuste

ING cree que el riesgo de un eventual rescate de España "aún no ha desaparecido"

El servicio de estudios del banco holandés ING advierte de que el sistema bancario español sigue siendo el "telón de Aquiles" de la economía del país y no parece que esté todavía "fuera de peligro", lo que implica que el riesgo de un eventual rescate de España "aún no ha desaparecido".

En un informe sobre la economía de la eurozona, ING explica que la atención se centra principalmente en las necesidades de recapitalización de las cajas de ahorros dada su exposición al sector inmobiliario. Sin embargo, añade que otra fuente de preocupación a la que se ha prestado menos atención es la actual dependencia del sector en la financiación mayorista en el corto plazo.

Así, recuerda la diferencia que existe entre los 20.000 millones de euros que el Gobierno estima costará la recapitalización del sistema bancario y los entre 40.000 y 50.000 millones de euros que preveía la agencia de calificación crediticia Moody's cuando rebajo el rating de España hasta ''Aa2'', lo que, en su opinión, elevara el ratio de endeudamiento público.

Asimismo, admite que la banca española ha reducido de forma considerable su dependencia de la liquidez del Banco Central Europeo (BCE) desde el pasado verano, pero subraya que esto se ha visto compensado totalmente, especialmente en el caso de las entidades más grandes, por un incremento de las operaciones en las denominadas Cámaras de Contrapartida, como LCH.Clearnet, que actúan como garantes de las operaciones que se realizan entre las entidades financieras.

En este sentido, el servicio de estudios del banco holandés advierte de que este tipo de financiación es, sin duda, "más costoso" para los bancos que recurrir a la liquidez del BCE, pero conlleva unos riesgos de refinanciación similares.

Elevados objetivos de crecimiento

Por otra parte, ING destaca que las perspectivas de la economía española están "lejos de ser positivas" y avisa de que con el gasto de los consumidores "bajo presión, debido a unos elevados precios de las materias primas y a un ajuste fiscal draconiano", y con la tasa de paro por encima del 20% es probable que no se alcancen las previsiones del Gobierno para 2011.

Así, insiste que una renovada contracción del gasto público es "ciertamente plausible", pese a que no es el escenario base que contemplan. Además, considera que el sector de la construcción continuará siendo "una pesada carga" sobre la economía.

En concreto, el banco prevé un crecimiento de la economía española en 2011 del 0,7%, casi la mitad que la estimación del 1,3% del Gobierno. Para 2012, establece una previsión de incremento del PIB de 1,3%, frente al 2,5% pronosticado por el Ejecutivo. Respecto al desempleo, espera que la tasa de paro se sitúa en el 20,3% y el 20% en 2011 y 2012, respectivamente, en comparación con la previsión oficial del 19,3% para este año y del 17,5% para el próximo.

Asimismo, advierte de que si el crecimiento es inferior al que asume el Gobierno español, podría ser necesaria la adopción de nuevas medidas de austeridad para lograr que se cumpla el objetivo de déficit presupuestario para este año del 6% del PIB.

En este línea, subrayó que, aunque la economía española ganó algo de impulso en el último trimestre de 2010, cuando creció dos décimas en términos intertrimestrales, se debió "exclusivamente" al sector exterior, ya que las exportaciones aumentaron un 3,9% por la mejora del comercio mundial, la recuperación económica de sus principales socios comerciales (Francia y Alemania) y la mejora de la competitividad externa.

Sin embargo, señaló que la demanda doméstica experimentó una nueva contracción en los tres últimos meses del año, especialmente en la inversión en construcción (-3,7%) y en gasto gubernamental (-0,7%), lo que compensó "ampliamente" los incrementos en el gasto de los consumidores (+0,3%) y la inversión en equipamiento (+1,2%).

"Toda la esperanza descansa en una mayor expansión de las exportaciones. Pero como el comercio global a punto de frenarse, el ímpetu en el crecimiento de la exportaciones es improbable sea lo suficientemente vigoroso para impulsar una fuerte recuperación en su economía", remarcó.