La mayor de la historia para garantizar la estabilidad financiera

El Banco de Japón amplía su inyección de liquidez a 131.859 millones de euros

El Banco de Japón (BOJ) amplió hoy su inyección de liquidez de urgencia al sistema financiero hasta la cifra récord de 15 billones de yenes (183.825 millones de dólares o 131.859 millones de euros), informó la agencia Kyodo.

El Banco de Japón reaccionó hoy para garantizar la estabilidad financiera del país tras el grave terremoto del viernes, que hasta el momento ha causado 1.600 muertos, 1.419 heridos, más de 10.000 desaparecidos y 380.000 evacuados.

La autoridad emisora nipona anunció hoy una inyección récord de liquidez al sistema financiero, por un total de 15 billones de yenes (182.700 millones de dólares o 131.860 millones de euros), la mayor de su historia. Previamente había anunciado, coincidiendo con la apertura de la Bolsa de Tokio, que ponía a disposición del mercado siete billones de yenes (85.848 millones de dólares ó 61.557 millones de euros) para garantizar la estabilidad financiera del país.

El gobernador del Banco de Japón, Masaaki Shirakawa, indicó que la institución emisora proporcionaría "amplia liquidez" al sistema bancario japonés para afrontar las consecuencias del seísmo.

La Bolsa de Tokio cerró hoy la primera sesión de la semana con un desplome del 6% hasta 9.620,49 enteros. Minutos antes de que cerrase el parqué, el Banco de Japón indicó que "el daño causado por el terremoto ha sido geográficamente extenso y, por ahora, caerá la producción y hay además preocupación de que se deteriore el ánimo de empresas y familias".

Por otro lado, Toyota, el mayor fabricante mundial de automóviles, anunció hoy que la producción de sus plantas en Japón seguirá paralizada al menos hasta el próximo miércoles. La paralización afecta a las doce fábricas de Toyota en Japón y reducirá en 40.000 unidades su producción prevista para marzo.

Tipos de interés en casi cero

El Banco de Japón decidió hoy mantener los tipos de interés a cero o muy cerca de cero, en un rango de entre 0 y el 0,1%, al término de una reunión reducida a un solo día por el devastador terremoto del viernes.

"El daño causado por el terremoto ha sido geográficamente extenso y, por ahora, caerá la producción y hay además preocupación de que se deteriore el ánimo de empresas y familias", indicó en un comunicado el Banco.