Mantiene su oferta para crear un SIP con Vital

BBK estudia pasar su negocio bancario a un banco

Mario Fernández ha dejado bien claras esta tarde en Bilbao las intenciones de BBK para manejarse en el sector financiero español. El presidente de BBK, durante su intervención en la asamblea de la caja de ahorros vizcaína, ha manifestado que se está valorando "la conveniencia" de dar el paso de aportar el negocio bancario a una entidad que tenga la naturaleza de banco "manteniéndose, en todo caso, BBK como caja de ahorros".

Mario Fernández mantiene su oferta para crear un SIP con Caja Vital abierto a la entrada de Kutxa

Para dar este paso se valorará "el modo de garantizar el arraigo con el país [Vizcaya y el País Vasco]" ha sentenciado Mario Fernández.

El máximo responsable de BBK ha señalado que se mantiene en "pleno vigor" la oferta para crear un SIP junto con Vital Kutxa y a la que se podría incorporar Kutxa. Esta propuesta, que se encontraba muy avanzada y que sólo estaba a la espera de la firma de los protocolos, fue dinamitada por las injerencias de los partidos políticos. Mario Fernández ha añadido que la fusión fría se podrá retomar cuando se den las "garantías para la finalización del proceso". Si se dan esas condiciones estará en disposición de negociar un acuerdo que deberá contemplar propuestas aceptables para BBK sobre el "para qué" y el "cómo"

La apuesta de los rectores de la caja de ahorros vizcaína por este proyecto parece clara. Mario Fernández ha manifestado que la propuesta "vuelve a cobrar pleno sentido" tras los recientes acontecimientos que se ha producido en el sector de cajas "y las informaciones sobre la posible incorporación al proceso de reestructuración del mismo de las dos cajas más grandes que no habían participado hasta ahora".

BBK, entidad que se ha situado en el grupo de cabeza, tanto por la fortaleza de su capital como por su solvencia tras la reciente evaluación del Banco de España, no perderá la vista y pretende mantenerse como un agente activo ante nuevos movimientos corporativos en el sector que le den mayor dimensión y que se sumen a la ya materializada compra de Cajasur. Así Mario Fernández ha señalado que "cumpliendo nuestra obligación" se analizarán las "oportunidades" que hubiere para alcanzar mayor tamaño "actuando siempre con la prudencia necesaria, de manera que, como ha ocurrido con Cajasur, tras la operación BBK siga siendo una de las entidades más solventes de todo el sistema financiero".

A lo largo de 2010, la caja de ahorros vizcaína, obtuvo un beneficio de 257.8 millones, un 10,7% menos, frente a la caída del 49% del conjunto del sector. Cerró el año con un core capital del 19,8% que si se suma el efecto de la compra de los activos y pasivos de Cajasur se rebaja hasta el 12,3%, muy encima de los niveles exigidos por el Banco de España. Su cartera industrial tenía, diciembre, un valor contable de 3.600 millones y en su cesta se incluyen, entre otras participaciones, un 7% de Iberdrola, el 5% de ENAGAS, en 5% de CLH y el 15% de Petronor. El pasado año destinó el 30% de sus beneficios individuales a la obra social, porcentaje que mantendrá este año.