Los precios aún no lo exigen

Obama, dispuesto a usar la Reserva Estratégica si es necesario

El presidente de EE UU, Barack Obama, ha declarado que usará la Reserva Estratégica de Petróleo si es necesario, aunque insinuó que la subida de los precios por la situación en Oriente Medio no lo requiere por el momento.

Obama había convocado una rueda de prensa especialmente para abordar la subida de los precios del crudo, que se han encarecido un 24 por ciento en el último mes debido a la crisis libia y la agitación civil en otros países de Oriente Medio.

"Todo el mundo debe saber aquí en el país que si la situación lo exigiera, estamos dispuestos a recurrir al fondo significativo que tenemos en la Reserva Estratégica de Petróleo", indicó el presidente estadounidense.

El Gobierno de EE UU supervisa la situación y "la buena noticia es que otros países pueden cubrir" la diferencia en el suministro de crudo creada por la bajada en la producción libia.

"Nos seguiremos coordinando estrechamente con nuestros socios internacionales para mantener todas las opciones sobre la mesa cuando hablamos de interrupciones al suministro", agregó.

El presidente estadounidense no quiso revelar cuál sería el nivel a partir del que consideraría necesario recurrir a la reserva estratégica, que cuenta ahora con 725 millones de barriles, aunque sí dejó claro que no es algo que vaya a ocurrir a corto plazo.

Indicó que esta reserva existe para hacer frente si "se produce una interrupción grave al suministro" de crudo que podría afectar al funcionamiento de la economía.

Aunque el petróleo libio es muy preciado por su calidad, la cantidad de barriles que exporta ese país es relativamente limitada, de 1,2 millones de barriles por día.

Al tiempo que aludía a la reserva estratégica, Obama lanzó un llamamiento para una política de energías alternativas que reduzca la dependencia estadounidense del petróleo extranjero.

"Tenemos esta conversación desde hace casi cuatro décadas. Cada pocos años suben los precios de la gasolina, los políticos recurren al mismo guión político y nunca acaba cambiando nada", declaró el presidente estadounidense.

La Reserva Estratégica de Petróleo se creó en 1975 para responder a los recortes en la producción decididos por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y en la actualidad cuenta con 726,6 millones de barriles acumulados, que se almacenan en cavernas en la costa de Texas y Luisiana.

En el pasado, el Gobierno de EE UU ha recurrido a esta reserva para hacer frente a la interrupción del suministro causada, sobre todo, por huracanes en el golfo de México, como fue el caso en 2005 tras el paso del "Katrina".

En sus declaraciones, Obama aseguró que su Gobierno examinará cualquier posible sospecha de manipulación de los precios en los mercados para aprovecharse de la "incierta" situación y ha encargado al Departamento de Justicia que vigile que nadie se aproveche "de los individuos o las familias" aumentando los precios de manera injusta.

Sin embargo, advirtió de que en tanto EE UU mantenga su dependencia del petróleo extranjero, continuará a merced de las alzas y bajas de estos precios.

En este sentido, recordó que el país guarda el 2% de las reservas mundiales de petróleo pero consume cerca del 25 por ciento del total mundial.

"Debemos aumentar nuestro acceso a las fuentes de energía garantizadas a corto plazo y hacer que nuestra economía sea menos dependiente en el plano energético", señaló el presidente estadounidense.

En este sentido, señaló que la producción de crudo en EE UU alcanzó el año pasado su máximo nivel en siete años, y examina el potencial de explotación en otras áreas, incluida Alaska.

Pero EE UU debe también, señaló, aumentar su inversión en las energías limpias y en un consumo más eficiente, sostuvo el presidente estadounidense.