Las patronales aseguran que hasta 2014 no habrá brotes verdes

Constructoras e ingenierías exigen un catálogo de proyectos para 20 años

Recortar el gasto en obra pública no significa dejar de planificar. Así piensan tanto las principales constructoras del país como las ingenierías, que exigieron ayer a las Administraciones que elaboren un catálogo de proyectos para los próximos 20 o 30 años.

Los ingenieros debemos decir a los políticos cómo vemos las cosas", aseguró ayer el presidente de la Asociación Nacional de Constructores Independientes (ANCI), Jaime Lamo de Espinosa. Bajo esa premisa, constructores y empresas de ingeniería reivindicaron ayer el papel que tienen las infraestructuras como dinamizadoras de la competitividad y el crecimiento económico.

Durante un debate celebrado con motivo de la Semana de la Ingeniería de Caminos, las principales patronales de la construcción, y la de la ingeniería de Madrid, Asicma, reclamaron la elaboración de un completo catálogo o biblioteca de proyectos para que, cuando la situación presupuestaria mejore, se puedan licitar más obras en poco tiempo.

"Durante los últimos años se han puesto en marcha numerosos planes de infraestructuras, pero se ha planificado poco acerca de cuáles serán las necesidades futuras", explicó Pedro Canalejo, presidente de Asicma. Para ello, animaron a tener en cuenta variables como las proyecciones demográficas, el cambio climático, la globalización de la economía y las fuertes restricciones que persisten en el acceso al crédito.

El sector reclama más ajustes del gasto corriente para priorizar la inversión

El presidente de la Asociación Nacional de Empresas Constructoras de Obra Pública (Aerco), Javier Sáenz Cosculluela, recordó en este sentido cómo detrás de cada carretera aparece el progreso o el desarrollo urbanístico o cómo detrás de cada cloaca, la sociedad obtiene algo tan importante como es la salud. Respecto al trabajo que cuesta convencer a los políticos a veces de la necesidad de una obra u otra, Sáenz Cosculluela recordó lo que luchó en su etapa como ministro de Obras Públicas para que se cerrara la M-30 de Madrid o que la M-40 se construyera con más de dos carriles por sentido.

Negro panorama

El responsable de la patronal madrileña de la construcción (Aecom), José Escribano, criticó que a pesar del esfuerzo realizado por reducir el déficit no se haya hecho más hincapié en eliminar gasto corriente en favor de la inversión productiva, por lo que exigió más ajustes en ese sentido.

Por su parte, el vicepresidente ejecutivo de la patronal de las grandes constructoras Seopan, Julián Núñez, defendió el papel de la construcción y su contribución al crecimiento económico español y rechazó la demonización que se está haciendo de esta actividad en los últimos años. "Si no fuésemos un sector competitivo y eficiente no seríamos líderes mundiales en concesiones", aseguró. De hecho, recordó que por volumen de inversión, de las diez empresas líderes en concesiones del mundo, cuatro son españolas y éstas copan el 48% de los proyectos. Sobre el futuro, Núñez abogó también por regular mejor la profesión de ingeniero, "porque, no nos engañemos, hasta 2014 no va a haber brotes verdes, y eso siendo muy optimistas".

Loa a la política de Esperanza Aguirre

"Madrid es una isla en lo económico, lo cual nos llena de satisfacciones". Así de explícito fue durante su intervención Jaime Lamo de Espinosa al referirse a la política de inversiones que está llevando a cabo el Gobierno de Esperanza Aguirre. El máximo responsable de la patronal ANCI recordó que Madrid es la región con menos déficit público y menos intervencionista. Por este motivo, reclamó al Ejecutivo autonómico que, independientemente de lo que haga el Gobierno central, se endeude más, ya que tiene capacidad para ello, y mantenga su pulso inversor en materia de obra pública.

"De esa manera, seguirá siendo el principal motor de la economía, ya que uno de cada cinco euros se genera en Madrid", argumentó. Pedro Canalejo, líder de la patronal madrileña de la ingeniería, fue más crítico al recordar que la región aún cuenta con importantes déficits "en materia energética, en la red transversal de transporte y en impulsar la inversión en I+D+i". Pidió hacer un diagnóstico de las infraestructuras actuales y después, planificar.