Reestructuración de la banca

Banca March aprovechará oportunidades para comprar participaciones industriales de las cajas

El grupo familiar Banca March espera volver a ser en junio, tras las pruebas de esfuerzo, el banco más solvente de Europa. Con un core capital del 22,4%, no tiene intención de cambiar su estrategia para salir a Bolsa o crecer con compras de cajas de ahorros, según explican sus responsables. Sí aprovechará oportunidades para adquirir participaciones industriales de las entidades de ahorro.

Banca March cerró el pasado año con un beneficio atribuido de 136,1 millones de euros, lo que supone una caída del 11,74% debido fundamentalmente al descenso de los ingresos procedentes de banca comercial y a la menor aportación de sus participadas. Entre ellas ACS, del que Corporación Alba, el grupo inversor de Banca March, del que vendió un 5% en 2010 para diversificar las inversiones, lo que redujo la aportación de la empresa a las cuentas.

Los responsables de este banco, especializado en banca privada y de empresas, aseguran que el nuevo real decreto de recapitalización no les afecta en nada, ya que March supera con creces el capital mínimo que tendría que tener, el 8%, al no llegar al 20% de dependencia del mercado mayorista. Afirman que en ningún momento el Banco de España les ha sugerido que coticen como se lo ha pedido a las cajas. "Somos un banco familiar muy conservador y prudente y muy especializado", señala Francisco Verdú, vicepresidente ejecutivo de la entidad.

Y en el futuro piensan mantenerse igual, con unos ratios de capital muy por encima de la media del sector tanto en España como en Europa. Y seguirán con su estrategia de entrar en el capital de algunas empresas a través de Corporación Alba.

Verdú explicó que Alba invirtió el pasado año unos 600 millones de euros, cifra que podría repetir este ejercicio "si hay oportunidades". Cualquier sector con aspiraciones internacionales y recorrido a medio y largo plazo entran en su objetivo. Y es aquí donde el banco, a través de Alba, puede aprovechar las oportunidades que se presentarán en el mercado tras la reestructuración de las cajas con la venta de su participadas.

La entidad tiene una morosidad del 4,21%, frente al 3,11% del año anterior, con una cobertura del 79,5%.

La financiación destinada a promotores y construcción sumó 1.048 millones de euros, el 13,5% del total de sus créditos excluidas las Administraciones Públicas. Los activos problemáticos, tanto dudosos como subestándar (aquellos que están al orden del pago, pero la empresa o sector al que pertenecen tiene riesgo de impagos) y los adjudicados procedentes de promotores y construcción representaban al cierre del año el 4,7% del crédito a la clientes.

Este banco familiar, constituido en 1926, fue el pasado año el banco con los ratios de solvencia más elevados de Europa tras las pruebas de esfurzo. Esta año "estaremos entre los mejores de Europa también". Pronosticó Verdú.