En el Instituto para la Estabilidad Monetaria y Financiera

El Banco de Japón advierte que orientar la política a la inflación pone en peligro el sistema financiero

El gobernador del Banco de Japón (BoJ), Masaaki Shirakawa, dijo hoy que los bancos centrales no deben orientarse demasiado por las perspectivas de inflación a corto plazo porque así ponen en peligro la estabilidad del sistema financiero.

En una intervención en el Instituto para la Estabilidad Monetaria y Financiera, Shirakawa dijo que "la estabilidad de precios es importante pero una orientación demasiado fuerte por las perspectivas de inflación a corto plazo puede perjudicar la estabilidad del sistema financiero, que es decisiva para la estabilidad económica".

Los bancos centrales de los países miembros del G10 coinciden en que existen presiones inflacionistas por el fuerte encarecimiento del petróleo y de los alimentos, pero van a afrontarlas de forma diferente y no todos van a seguir al Banco Central Europeo (BCE) con una subida de su tasa rectora.

Tras una reunión en la sede del Banco de Pagos Internacionales (BPI), en la ciudad suiza de Basilea, en la que también participaron economías emergentes, Trichet afirmó ayer que "existe una unidad sólida en el propósito de los bancos centrales de continuar anclando las expectativas de inflación".

No obstante, en su calidad de portavoz de los gobernadores de los principales bancos centrales, Trichet señaló que "ello no significa que tomemos las mismas decisiones, sino que tenemos el mismo propósito".

El presidente del BCE anunció la semana pasada que es posible que la entidad monetaria europea suba en abril de forma moderada su tasa rectora, actualmente en el 1%, para evitar que el reciente repunte de la inflación cree presiones inflacionistas a medio plazo.

En la misma dirección apuntó el presidente del Bundesbank, Axel Weber, miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE), que señaló hoy una subida moderada, de 25 puntos básicos, de los tipos de interés en abril.

Weber añadió que "se va a producir una normalización de los tipos de interés" en la zona del euro y consideró que las expectativas de los mercados de una subida del precio del dinero hasta el 1,75% hasta finales de año, son correctas.

El BCE subió su tasa rectora por última vez en julio de 2008, hasta el 4,25 %, con el fin de frenar la inflación, una decisión que fue muy criticada por los analistas y los mercados en un momento en que la zona euro apenas crecía en plena crisis financiera.

Los expertos descartan que la Reserva Federal estadounidense (Fed) vaya a incrementar los tipos de interés, pero sí es algo que contempla el Banco de Inglaterra.

El Banco Nacional de Suecia (Riksbank) subió a mediados de febrero el precio del dinero en 0,25 puntos porcentuales, hasta el 1,5%.

Actualmente los tipos de interés en EE UU se sitúan entre el 0 y el 0,25%, en Japón también están alrededor del 0 por ciento, y en el Reino Unido en el 0,5%.

Los miembros del G10 -grupo que está integrado en realidad por once países- son Alemania, Bélgica, Canadá, EE UU, Francia, Italia, Japón, Holanda, Reino Unido, Suecia y Suiza (este último se unió en 1984).