Reestructuración en las cajas

Caja Duero-España ultima su fusión con Banco Mare Nostrum

La segunda ronda de fusiones de cajas ya ha comenzado. Banco Mare Nostrum, liderado por Cajamurcia, ultima un acuerdo con Caja Duero-España. Ambas partes han suscrito un acuerdo de exclusividad.

El real decreto para aumentar las exigencias de solvencia empieza a desplegar su efecto catalizador. Caja Duero-España, una de las entidades con un menor nivel de capital, se ha acercado a varias entidades para cumplir con los nuevos estándares, pero ayer formalizó su noviazgo con Banco Mare Nostrum, producto de la fusión de Cajamurcia, Caixa Penedès, Sa Nostra y Caja Granada.

Las cajas castellanoleonesas y el grupo presidido por Carlos Egea han suscrito un contrato de exclusividad y confidencialidad de cara a la incorporación de las primeras al proyecto, según fuentes conocedoras de la operación.

El Banco de España, que desde el comienzo del proceso de concentración en el sector de cajas defendió la creación de grandes grupos, está al corriente del acuerdo alcanzado ayer y ha dado su visto bueno.

Para que se ratifique la incipiente alianza entre Mare Nostrum y Caja Duero-España, aún será necesario que el pacto sea ratificado por los órganos de gobierno de las cajas implicadas.

La entidad financiera castellana es una de las cuatro cajas con un nivel de capital principal más bajo, del 8,2%. La nueva normativa aprobada en un reciente decreto ley del Gobierno obliga a las entidades que dependan de los mercados mayoristas en más de un 20% y que no tengan un inversor institucional a alcanzar una ratio de capital principal del 10%. Para el resto de bancos y cajas el nuevo listón de solvencia estará en el 8%. El Banco de España calcula que las necesidades globales de capital serán "algo inferiores" a 20.000 millones de euros.

Banco Mare Nostrum, por su parte, cuenta con un balance de 75.000 millones euros en activos, ya ha recibido el negocio bancario de las cajas que lo componen y ha iniciado los trámites para salir a Bolsa. Su ratio de capital básico es del 8,4%.

Fuentes conocedoras de la operación aseguran que todo el proceso se concretará "muy rápido", ya que el Banco de España ha fijado para el 10 de marzo la fecha para anunciar los planes de recapitalización, y no descartan que pueda ser tratado en el consejo de administración que va a celebrar mañana Caja Duero-España.

A contrarreloj para evitar la nacionalización

Las cajas que tienen unos niveles de capital por debajo de los nuevos estándares fijados por el Gobierno apuran. Antes del 10 de marzo deberán presentar un plan de recapitalización ante el Banco de España. Ayer se produjeron dos movimientos para cumplir con los nuevos requisitos. Mientras Caja Duero-España ha optado por buscar una alianza con un grupo que ya ha anunciado su intención de salir a Bolsa (con lo que le bastará con tener un ratio de capital superior al 8%), Catalunya Caixa anunciaba su intención de aceptar la entrada del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en su capital, lo que supondrá su nacionalización parcial.

El presidente de la gran caja castellanoleonesa, Evaristo del Canto, ha mantenido conversaciones con varias entidades, para evitar a toda costa tener que recurrir a fondos públicos. Una ellas ha sido Unicaja. La caja malagueña ha sonado en todas las quinielas de la reordenación del sector pero, hasta ahora, tan solo ha logrado incorporar a su perímetro a la pequeña Caja Jaén. La entidad presidida por Braulio Medel mantuvo conversaciones para adquirir Caja Castilla La Mancha (CCM) y Cajasur (ambas intervenidas por el Banco de España), pero las negociaciones no llegaron a buen puerto.

De confirmarse la operación de Mare Nostrum con Caja Duero-España, quedarían pocas cajas candidatas a protagonizar nuevos movimientos. Por una parte las más solventes, como Ibercaja, BBK o la citada Unicaja. Estas dos últimas ya han iniciado los trámites para crear un banco, pero podrían buscar una alianza de última hora. La vizcaína BBK ha mantenido contactos frecuentes con las otras dos cajas vascas, Caja Vital y Kutxa, para crear un gran grupo financiero del País Vasco.

Por otra parte, están las cajas con niveles de solvencia delicados. La gran fusión gallega Novacaixagalicia ha anunciado su intención de convertirse en un banco, pero tendrá que buscar algún socio de referencia. También la catalana Unnim necesitará un solución antes del 10 de marzo.

Si fragua el contacto de Mare Nostrum con las castellanas, el puzle de las cajas se verá reducido a 16 entidades, frente a las 45 de hace un año.

Cuarto grupo de cajas y presencia equilibrada

La suma de la gran caja de Castilla y León a Banco Mare Nostrum dará lugar al cuarto mayor grupo de cajas del país, con un balance de cerca de 120.000 millones de euros de activos. De concretarse la operación, esta entidad superaría a Catalunya Caixa y a Novacaixagalicia, y tan solo quedaría por detrás de la fusión liderada por Caja Madrid y Bancaja, de La Caixa, y de Banco Base, un grupo capitaneado por Cajastur y Caja Mediterráneo (CAM).

Una de las ventajas de esta combinación es la escasa duplicidad de las redes de oficinas. Mare Nostrum tiene una importante implantación en Cataluña, Murcia, y parte de Andalucía y la Comunidad Valenciana, mientras que las cajas castellanoleonesas tienen una amplia presencia en su región de origen, así como en Galicia, Madrid y Portugal.