Pistas

Ducha de regalos para alentar a las futuras mamás

El 'baby shower' de Penélope Cruz difunde este festejo en España.

Pocas semanas antes del nacimiento de su hijo, Penélope Cruz y Javier Bardem convocaron a sus íntimos para una fiesta privada. Leonardo di Caprio es el único invitado reconocido en el más célebre baby shower celebrado nunca por una pareja española, y el que puede suponer que este tipo de festejos se conviertan poco a poco en una actividad de moda también aquí.

De hecho, ya existe una empresa especializada en baby showers en España, Baby Shower Chic, que lleva ocho meses celebrando estas fiestas que no son solo tradición en Estados Unidos, sino que ya hace unas décadas que se implantaron en Hispanoamérica. En suma, se trata de una ducha de regalos (de ahí su denominación inglesa) para la futura mamá, una versión modernizada y social de la canastilla de toda la vida. Las amistades -preferiblemente femeninas- y familiares regalan en primer lugar ropa infantil, algunos juguetes básicos, cambiadores... y en Estados Unidos existe una creciente difusión de los pasteles de pañales, una especie de tarta con estos productos coronada de otros elementos para el cuidado de los bebés.

"Los regalos prácticos son los más habituales, pero también hay ideas originales. En una ocasión, vi entregar un tiesto con unas semillas para plantar un árbol el mismo día que el niño naciera. Y hay otras opciones sorprendentes como clases de yoga para embarazadas, masajes...", explica Amaia Rey, que junto a Eva Almohacid está al frente de Baby Shower Chic.

Aunque en Estados Unidos esta fiesta se encuentra tan generalizada que son las propias madres quienes la organizan, en España parece que se difunde más el modelo latinoamericano de fiesta sorpresa a cargo de las amigas, con la necesaria ayuda de la pareja. Según Amaia Rey, "necesitamos la colaboración especial del futuro papá para montar todo en muy poco tiempo cuando la fiesta es en la casa. Eso sí, luego es una cita de chicas, nosotros proponemos que si ellos quieren asistir lo hagan de camareros con una pajarita rosa...".

Según los manuales de baby shower estadounidenses al uso, lo cierto es que tanto la estética decorativa como las actividades en el festejo o los propios manjares a degustar resultan tal vez excesivamente edulcorados para los paladares masculinos al uso en España, y tal vez también para buena parte de los femeninos. Entre las tematizaciones más habituales de las baby shower estadounidenses se citan en las distintas webs especializadas cuestiones como las nubes, los bebés de animales, los ositos de peluche o las variantes del color rosa, si la nonata será niña.

Los alimentos más frecuentes son distintas clases de picoteo, brochetas de frutas y, en particular, los cupcakes, una suerte de magdalenas glaseadas cuyo consumo se viene introduciendo desde hace unos años en España. No faltan tampoco consejos para juegos o música especialmente adecuada a la ocasión.

Según Amaia Rey, la mayor parte de los baby showers que su empresa ha organizado ya en España tienen entre 10 y 25 invitadas "en un ambiente íntimo y sencillo", y el coste varía en torno a una franja de 30 a 50 euros por persona.

Las famosas no perdonan su cita prenatal

En los últimos tiempos no ha habido celebrity estadounidense que no haya convocado a sus íntimas para un baby shower. Entre las mamás que según la prensa del corazón estadounidense ofrecieron recepciones previas al nacimiento de su bebé, puede citarse a Britney Spears, Jennifer López, Jessica Alba, Heidi Klum, así como Ricky Martin. De la celebración de Spears se filtraron numerosos detalles: tuvo como tema un ambiente marroquí, era necesario acudir dispuesto a descalzarse y la veintena de invitados se llevó a su casa una bolsa con regalos de la cantante, incluyendo un frasco de su perfume. Jennifer López, por su parte, lo organizó en el ático de un cinco estrellas neoyorquino, con amigos como Victoria Beckham y Katie Holmes, y regaló a cada asistente un chupete con piezas de diamante.