Bolsas

El crudo modera su ascenso y da una tregua al Ibex

El índice sumó un 1,64% el viernes y contiene la caída semanal al 2,22%, salvando los 10.800 puntos.

La oleada de revoluciones ciudadanas que recorre el norte de África, y que promete alcanzar Oriente Próximo, ha tumbado esta semana a las principales Bolsas del planeta. La escalada de tensión vivida en Libia, como país productor, ha reforzado la presión alcista sobre el crudo que ya apuntaran la crisis en Túnez y Egipto. Como resultado, el Ibex ha firmado su segunda peor semana del año, con una caída del 2,2%. Pudo ser más grave. La moderación el viernes del encarecimiento del petróleo, y una avalancha de buenos resultados empresariales, permitieron al selectivo subir un 1,64%. El índice, que acabó la semana anterior por encima de los 11.000 puntos, y llegó a caer en esta a los 10.633, logró cerrar en los 10.822 puntos en la última sesión.

En el resto de Europa también ha sido una semana de ventas. La Bolsa de Fráncfort fue, de entre las grandes, la que peor parada salió, con un descenso acumulado del 3,25%. No le fue mucho mejor a Milán, que cedió un 3,08%, mientras que Londres se dejó un 1,34% y París, un 2,09%. Y eso que, en mayor o menor medida, todos ellos disfrutaron de un viernes en positivo como consecuencia de la contención del precio del crudo.

Tras rozar los 120 dólares por barril de Brent el jueves, el petróleo se mantuvo en los 112 billetes verdes por barril durante la última jornada. Esta paz relativa coincidió con el menor protagonismo mediático del dictador libio, Muamar Gadafi, y la determinación de EE UU y la UE de sancionar la dura represión que viene ejerciendo contra su pueblo. No obstante, la crisis libia dista mucho de haber concluido, y las revueltas en Bahréin amenazan con extenderse a Arabia Saudí, el mayor productor de crudo del mundo.

Para el Ibex, este balón de oxígeno del viernes vino reforzado por las noticias empresariales. Después de dos ejercicios reduciendo beneficios, las compañías del selectivo bursátil han concluido 2010 incrementando sus ganancias un 21,5%. Más de 51.100 millones de euros en beneficios. Unas cifras que dispararon las subidas el viernes, coloreando de verde el panel del Ibex, con la excepción de Amadeus, que se dejó un 1,05%. La jornada no logró paliar, sin embargo, las pérdidas generalizadas de la semana. En ella, destacan de hecho, la caída de Amadeus, del 4,65%, de Banco Popular, del 4,57% y de Arcelormittal, del 4,19%. Entre las pocas subidas del conjunto de las cinco sesiones, el mejor resultado fue para Gamesa, que sumó un 7,01%.

Riesgo en Portugal

El terremoto democrático norteafricano, y sus ecos en el mercado del oro negro, han alejado, por otra parte, los focos de la deuda soberana europea. Las tensión, sin embargo, se mantiene relativamente alta a la espera de que Bruselas termine de concretar cómo se configurará el nuevo fondo de rescate para los países de la eurozona. El perfil de riesgo de España se encontraba el viernes en los 223 puntos básicos, lejos de los 267 que alcanzó a comienzos de año, pero por encima de los 221 que marcó durante la debacle helena. El nerviosismo se hizo notar en la subasta de letras del martes, que se saldó con una demanda algo más baja de lo habitual y tipos de interés levemente superiores a los de las últimas citas.

Donde la soga sigue bien anudada, no obstante, es entorno al cuello de Portugal. El diferencial del bono luso a 10 años con el alemán llegó el viernes a los 441 puntos básicos, el más alto desde la caída de Irlanda. Lo más grave, no obstante, es que la rentabilidad que se paga por los títulos portugueses en el mercado secundario marcaba un nuevo récord histórico, en el 7,56%. A esta temperatura, la solvencia de Grecia e Irlanda apenas tardó unos días en consumirse.

Del otro lado del Atlántico, el auge del precio del crudo, que acumula un ascenso de más del 17%, en lo que va de año, también ha pasado factura a las grandes Bolsas. En la semana, el Standard & Poor's se dejó el 1,53%, el Dow Jones, el 1,52%, y el tecnológico Nasdaq, el 1,78%.

Menos negocio en un mes volátil

El próximo lunes concluirá febrero. Un mes que ha sido especialmente agitado para las Bolsas y que, pese a todo, va encaminado a ser positivo para la mayoría. Con el cierre del viernes, el Ibex sumaba el 0,15%. Un resultado que difiere del resto de los índices europeos, que suben por encima del 1%.

Durante el mes, el Ibex ha conseguido superar los 11.100 puntos y bajar hasta los 10.543; una oscilación que marca una diferencia de 557 puntos. El índice ha tenido un comportamiento inferior principalmente porque tuvo un enero muy rentable, con una ganancia del 9,60%.

Uno de los aspectos más destacados del presente mes es que el volumen de negocio se ha debilitado. Hasta el viernes se había registrado en febrero 63.500 millones de euros, la cifra más baja en cinco meses, y que supone un 17% menos sobre el mismo periodo del año anterior. La media diaria en cada sesión se ha situado en los 3.300 millones de euros. La caída de la contratación contrasta con el repunte de la volatilidad, que ha escalado hasta máximos anuales en Estados Unidos y en Europa. Con ello, la debilidad que los mercados han mostrado recientemente por los conflictos en Oriente Próximo y el repunte del precio del crudo pierde algo de peso.

Bolsas y Mercados Españoles sigue gestionando más del 98% de la contratación de la Bolsa española. La entrada de las plataformas alternativas es aún simbólica, pese a que ya pueden liquidar las operaciones directamente a través de Iberclear.

Subasta adicional

El Tesoro se vuelve a poner a prueba la próxima semana y el viernes anunció que añadirá una referencia más al calendario. El jueves subastará bonos con vencimiento a 2014, además de los bonos a cinco años ya anunciados. Colocaciones para las que aún no ha precisado objetivos de emisión.

Portugal, por otra parte, tiene previsto realizar una subasta el próximo miércoles para recomprar bonos con vencimiento en abril y junio. Alemania, Bélgica, Francia y Holanda también apelarán al mercado la semana próxima.