El organismo público estudia ocupar 15.000 metros cuadrados

El Icex negocia con Reyal Urbis alquilar Castellana 200 como sede

El Instituto Español de Comercio Exterior negocia con Reyal Urbis alquilar su complejo estrella en Madrid, Castellana 200. El organismo público pretende ocupar 15.000 metros cuadrados del inmueble y unificar sus edificios en una sola sede representativa.

El Icex negocia con Reyal Urbis alquilar Castellana 200 como sede
El Icex negocia con Reyal Urbis alquilar Castellana 200 como sede

El consejo de administración de la sociedad Castellana 200, propietario del complejo situado en el Paseo de la Castellana de Madrid, decidió ayer impulsar las negociaciones con el Instituto de Comercio Exterior (Icex) para alquilar el inmueble, en obras. De acuerdo a las fuentes consultadas el organismo público pretende ocupar 15.000 metros cuadrados de oficinas en un solo edificio. Ni la inmobiliaria ni el Icex comentaron ayer esta información, confirmada por fuentes financieras.

Las fuentes consultadas insisten en que las negociaciones no están todavía cerradas. Y recuerdan que el Icex ya estuvo a punto en el pasado de alquilar el edificio que la inmobiliaria Colonial tiene también en el Paseo de la Castellana y que antes estaba ocupado por Telefónica.

Los empleados del Icex están repartidos en varios inmuebles en Madrid y el objetivo del organismo es aglutinar en un futuro cercano a su plantilla en una sede exclusiva.

Las obras del complejo se paralizaron en 2009 y se han reanudado recientemente

La operación supone un empujón importante para Reyal Urbis, que hace solo unos meses bordeó su entrada en concurso de acreedores y que había paralizado, por falta de financiación, las obras de Castellana 200. También representa el apoyo decidido por parte de la administración pública al Icex, un organismo que está llamado en los próximos años a ocupar un papel aun más destacado en el peso de la economía española: si de algo ha servido la crisis económica actual ha sido para motivar a las compañías españolas a salir decididamente al exterior. Por las oficinas del Icex pasan cada año representantes de más de 10.000 empresas.

Sociedad Castellana 200

La sociedad Castellana 200 está formada por las entidades financiadoras del desarrollo (BBVA, Banco de Sabadell, Banco Santander, Banco de Valencia y Bancaja) y Reyal Urbis, que ostenta la mayoría del capital. Los bancos se comprometieron a finales del pasado año a poner a disposición de Castellana 200 la financiación bancaria necesaria para la terminación de la primera fase del proyecto.

La constitución de esta sociedad se decidió en el marco del acuerdo de refinanciación al que llegó la inmobiliaria presidida por Rafael Santamaría a mediados de 2010. En mayo del pasado año Reyal comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores que había logrado un acuerdo con las 10 principales entidades bancarias acreedoras para refinanciar deuda por 4.600 millones de euros. El acuerdo extiende el vencimiento final de los 3.200 millones de euros correspondientes al crédito sindicado hasta diciembre de 2016, y fija el mes de junio de 2013 como la fecha prevista para la amortización del primer pago de este crédito.

La situación de Reyal Urbis llegó a ser tan crítica que en 2009 paralizó las obras de Castellana 200, obras que han sido reanudadas recientemente. De acuerdo con los planes de la empresa a finales de 2009 tendría que haber estado terminado el complejo hotelero de lujo, comercial, de oficinas y viviendas que iba a ser Castellana 200 y en el que se barajaba una inversión de 350 millones.

La fase en la que están las obras ahora mismo de Castellana 200 contempla la terminación, antes del primer semestre de 2012, de dos edificios de oficinas que suman en conjunto 21.532 metros cuadrados construidos, un centro comercial de 8.454 metros cuadrados y cuatro sótanos de aparcamiento con 829 plazas. Las obras de esta primera fase han sido encargadas a la constructora San José. En una segunda fase se acometerá el desarrollo del hotel de cinco estrellas previsto en el proyecto original. Por el momento no se ha comentado la posibilidad de retomar la construcción de viviendas.

Otro panorama inmobiliario en el paseo de la Castellana

Desde lo que hoy es Castellana 200 se divisan las Torres KIO, y detrás los cuatro rascacielos que ocupan los antiguos terrenos de la Ciudad Deportiva del Real Madrid. El panorama inmobiliario de la arteria financiera de la capital española era algo desolador hace un año: Castellana 200 era un bloque de hormigón con grúas paradas y sin actividad. Las cuatro torres no tenían apenas inquilinos...

La paralización de Castellana 200 fue un duro golpe para la imagen de Reyal y de Madrid y dejó en evidencia a Santamaría y al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón. El 27 de noviembre de 2006 el presidente de la inmobiliaria presentó el proyecto ante la prensa y el alcalde. Ese mismo año Santamaría había lanzado una opa sobre Urbis en una operación valorada en 3.317 millones de euros. Castellana 200 servirá "para situar a Madrid entre las primeras ciudades del mundo", declaró entonces Ruiz-Gallardón. Y Rafael Santamaría recordó que Madrid había aportado "mucho a la compañía y esta debe hacer lo mismo por la ciudad.

La reanudación de las obras de Castellana 200, la ocupación paulatina de las cuatro torres, las negociaciones entre Reyal y el Icex aportan algo de confianza en las posibilidades inmobiliarias del paseo de la Castellana de Madrid.

Una sede exclusiva

Castellana 200, oficinas y hotel de lujo

-Plan de inversión inicial: 350 millones.

-Complejo: dos edificios de oficinas con 21.532 metros cuadrados; un centro comercial de 8.454 metros cuadrados; cuatro sótanos de aparcamiento; un hotel de cinco estrellas.

-Ingresos previstos: la compañía prevé terminar las obras a mediados de 2012 e ingresar al año 11,5 millones por alquiler.